>   NÚMERO 66

Reacción tras la crisis: Qué se ha hecho y qué queda por hacer

DAVID CANO
 | 

David Cano es socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

 

La crisis aceleró el proceso de transformación de la arquitectura financiera internacional que se había iniciado años atrás pero solo de forma tímida. Una de las líneas de cambio más importantes tiene que ver con el nivel de apalancamiento de las entidades.

 

La temprana constatación de que la Gran Recesión tenía una de sus principales causas en las deficiencias, desequilibrios y vulnerabilidades del sistema crediticio del “núcleo”,es decir, Estados Unidos y Europa, derivó en el compromiso por parte de las autoridades de avanzar de forma decidida en la reforma de la denominada arquitectura financiera internacional. La quiebra de Lehman Brothers sirvió para intensificar el debate ya iniciado una década antes pero, sobre todo, para tratar de aprobar e implantar actuaciones concretas. Cinco años después es tiempo de evaluar los pasos dados y los aún pendientes. Un lustro puede parecer mucho tiempo, pero no lo es cuando lo que se pretende es transformar algo tan extenso, complejo y con tantas implicaciones como el sistema crediticio que, por otra parte, se regía por normas muy arraigadas tras varias décadas en vigor. Pero no introduzco esta advertencia para amparar una potencial ausencia de transformaciones. Al contrario: creo que en este periodo se han producido avances en el desarrollo de un nuevo entorno (especialmente normativo) para las entidades financieras, tanto para las más grandes o “sistémicas”, como para las de menor tamaño, en un parámetro este, la dimensión, que también está siendo reconsiderado

Desde mediados de 2007 se han sometido a pruebas de esfuerzo algunos de los principales elementos constitutivos del sistema crediticio internacional, con resultados que, en la mayoría de los casos, han evidenciado sus vulnerabilidades. Para resolverlas, o al menos mitigarlas, se han implantado medidas más o menos innovadoras (y heterodoxas),…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO