POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 149

Reforzar las relaciones España-EE UU

MARTÍN ORTEGA
 | 

Ha llegado el momento de que Madrid y Washington firmen un nuevo tratado de amistad que integre la cooperación económica y en materia de defensa. A España le interesa una relación más madura con el que en pocos años será el segundo país hispano-hablante.

En un mundo donde los grandes Estados cuentan cada vez más, España debería profundizar sus relaciones con Estados Unidos. Hay razones políticas, económicas, históricas y culturales que empujan hacia ese objetivo. Pero además, la reorganización en curso del mundo y sus posibles evoluciones requieren un nuevo planteamiento de la política exterior española con una mayor orientación a relaciones privilegiadas con socios estratégicos, comenzando por EE UU.

Occidente sigue siendo un espacio de civilización y defensa de valores universales. La Unión Europea, con todos sus problemas, representa un punto de amarre en las aguas inciertas de la globalización. Sin embargo, hemos visto cómo importantes Estados europeos que antes militaban por una mayor integración, ahora juegan por su cuenta en la mesa de los grandes. En el ámbito global, el panorama futuro que se adivina es el de unas instituciones multilaterales endebles que solo complementan las decisiones de las potencias, las cuales actúan compartiendo el liderazgo, concertándose (o no, según los casos) en directorios como el G-20 y el Consejo de Seguridad. En este contexto, es crucial mantener unas relaciones privilegiadas con EE UU.

Otro argumento de distinta naturaleza, pero igualmente de peso, para rejuvenecer esas relaciones es el hecho de que el español se ha establecido como la segunda lengua de EE UU. Con 115 millones de habitantes, México es el primer país de habla hispana del mundo. Colombia y España, cada uno con 45 millones, son los siguientes. Pero una cifra similar de la población estadounidense habla español, y esta tendencia seguirá aumentando debido a que…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO