AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 43

Siria, la destrucción sistemática del patrimonio

ALI CHEIKHMOUS
 | 

Frente a los enormes daños causados por la ocupación, los bombardeos y las excavaciones clandestinas, son necesarias medidas de la comunidad internacional.

Ya han pasado más de tres años y medio, y el patrimonio sirio sigue sufriendo. En Internet se difunden cientos de fotografías y vídeos; decenas de artículos e informes muestran el terrible grado de destrucción; se han organizado coloquios a escala nacional e internacional y se han tomado algunas medidas. Pero el patrimonio sirio se sigue destruyendo sistemáticamente a causa de esta guerra devastadora. Una simple comparación muestra que se ha superado la fase catastrófica que el patrimonio iraquí atravesó durante el embargo (1991-2003), y luego durante la invasión estadounidense de 2003. En efecto, si bien en Irak, como en Siria, algunos museos han sido objeto de saqueos y algunos yacimientos arqueológicos han sufrido excavaciones clandestinas, en el país que nos ocupa han surgido otras amenazas. Estas riquezas culturales están en peligro desde 2011 y la situación de museos, yacimientos arqueológicos y monumentos históricos, de los lugares de culto, castillos y ciudadelas, es cada vez más preocupante. Algunos han sufrido desperfectos leves, y otros, especialmente los que ocupan posiciones estratégicas, daños más importantes. Un gran número han sido destruidos de forma irreversible porque, con frecuencia, se encuentran cerca de las zonas de combate, e incluso se convierten en campos de batalla y en objetivos. Estas amenazas pueden agruparse en varias categorías.

En primer lugar, desde 2011, todos los trabajos de restauración de castillos, monumentos y yacimientos arqueológicos se han detenido, y si dentro de poco no se inician estas operaciones de protección, los vestigios de varios monumentos, especialmente los que están construidos con ladrillos como las edificaciones en Ebla y el palacio real de Mari sobre el Éufrates, se verán abocados a derrumbarse porque la estructura de los…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO