AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 61

El presidente electo de Túnez, Kais Said, presta juramento en la Asamblea de Representantes del Pueblo en Túnez. Túnez, 23 de octubre de 2019./Yassine Gaidi/Agence Anadolu via Getty Images

Túnez: unas elecciones llenas de sorpresas

El nuevo presidente Kais Said tiene el encargo de ‘restaurar la revolución confiscada’, despertando esperanzas, pero también dudas entre los tunecinos.
LILIA WESLATY
 | 

En septiembre y octubre de 2019 se celebraron en Túnez unas elecciones legislativas y presidenciales llenas de sorpresas y de giros. Los resultados de las urnas se han interpretado como una apelación de la “voluntad general” del pueblo de volver a las reivindicaciones de la revolución: han castigado enormemente a los partidos, con un Parlamento fraccionado y la elección de un outsider de la escena política, Kais Said, como presidente de la República.

A estos resultados se los ha bautizado en tunecino irónicamente como #latkha (literalmente, el hecho de golpear violentamente el suelo al caer) para expresar el “K.O.” sufrido por los partidos y los políticos.

Said, gran vencedor de estos comicios, emergió con una legitimidad aplastante, cosechando más de 2,77 millones de votos de los siete millones de tunecinos censados; es decir, casi el doble que su predecesor Beyi Caid Essebsi. Con el 72,71% de los sufragios, venció por abrumadora mayoría a su adversario en la segunda vuelta, Nabil Karui, que se llevó el 27,29%.

¿Cómo se explica la fragmentación del Parlamento y el ascenso fulgurante de este hombre de “rectitud doctrinal”, como le gusta decir a la escritora Hélé Béji? Hay quien dice que ha renovado el espíritu de la revolución, mientras que otros se burlan de él y lo tildan de “populista”. ¿Qué hay de cierto en todo ello?
Vuelta a la revolución: ‘El pueblo quiere…’

Antes de 2011, el partido único, el Reagrupamiento Constitucional Democrático (RCD) controlaba la escena política. Desde la independencia de Túnez en 1956, este pequeño país de 11 millones de habitantes estaba sometido a un régimen autoritario implacable donde la censura, la vigilancia y la opresión formaban parte del día a día de los tunecinos, sobre todo de los interesados por la política. Para los opositores de todas las ideologías, y aún…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO