POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 172

Un momento crítico para el futuro de Internet

PABLO BELLO
 | 

Internet es la infraestructura esencial para el crecimiento económico, el afianzamiento de la libertad de expresión y el desarrollo social. Dado su poder para definir el orden internacional del siglo XXI, Europa debería promover un Internet abierto, seguro, fiable e inclusivo.

Internet ha transformado nuestras vidas, la forma de relacionarnos, la economía global, la cultura, la política. Estamos viviendo la era de Internet. Actualmente más de 3.400 millones de personas usan Internet en todo el mundo. En cinco años habrá más de 20.000 millones de dispositivos conectados. Internet es ya la infraestructura global más importante y se está convirtiendo de forma acelerada en la infraestructura esencial sobre la que se desarrollan todas las actividades en el mundo de hoy. Internet, como lo hemos conocido hasta ahora, ha sido un motor de oportunidades económicas y de desarrollo, pero su futuro como factor de progreso está en riesgo.

En los últimos años se ha deteriorado de forma significativa la confianza en Internet. Como refleja la Encuesta Global sobre Seguridad y Confianza en Internet realizada por CIGI-Ipsos, los usuarios se sienten cada vez más inseguros, expresan preocupación por la pérdida de privacidad y la hipervigilancia de los gobiernos, les preocupa la explotación comercial de sus datos personales y dudan de la protección de los datos bancarios.

La estructura abierta y distribuida de Internet ha sido una de las cualidades fundamentales que han permitido el desarrollo acelerado de la sociedad digital, estimulando la creatividad y la innovación. Pero en los últimos años se ha evidenciado una tendencia a la fragmentación como consecuencia de políticas nacionales de diversa naturaleza, en algunos casos asociados a la censura, en otros a la obligación de localización de contenidos por razones de jurisdicción. No puede darse por garantizado que Internet será siempre una plataforma unitaria y global para la…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO