POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 128

Una Estrategia de Seguridad Nacional para España

LUIS ANDRÉS BÁRCENAS MEDINA
 | 

España necesita delimitar el espacio que quiere ocupar en el mundo y la manera en que puede moldearlo. Se trata de una combinación de principios, intereses, procedimientos y medios. La oportunidad llega con la elaboración de una Estrategia de Seguridad Nacional.

El 8 de abril de 2008, en su discurso de investidura, el presidente del gobierno español anunció, como uno de los objetivos para la presente legislatura, la elaboración de una Estrategia Nacional de Seguridad que debiera servir “para definir objetivos, señalar prioridades, cuantificar dotaciones, asegurar colaboración y planificar los esfuerzos organizativos y presupuestarios”. La Directiva de Defensa Nacional (DDN), elaborada por la comisión interministerial de Defensa, ha recogido el guante y, bajo un esperanzador título, ha calificado de “evidente” la necesidad de elaborar una Estrategia de Seguridad Nacional.

Un trabajo de este calado constituye una gran oportunidad para España: nos permitirá formar parte del minoritario club de países que comunican formalmente al resto su visión del mundo y su voluntad de diseñar, al menos, el propio futuro. En palabras del presidente francés, Nicolas Sarkozy, el 27 de agosto, “permanecer en el pelotón de cabeza, el de las naciones que hacen la historia, en lugar de seguirla”.

Iniciativas de este tipo implican una reflexión profunda sobre varios intangibles fundamentales: la validez del modelo español de seguridad y defensa; la madurez de los planteamientos organizativos de la administración, las instituciones y la sociedad civil; y, por último, el liderazgo, en su doble vertiente, interna de movilización y armonización de los agentes implicados, y externa entendida como capacidad de España para proponer ideas al mundo. No se trata de un compromiso totalmente novedoso: la elaboración del Libro Blanco de la Defensa en 2000 o la Revisión Estratégica de la Defensa de 2003 (RED 2003) constituyen los precedentes más cercanos (el último magnífico…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO