POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 84

11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Veinte días de septiembre

DARÍO VALCÁRCEL
 | 

11 de septiembre. Terrorismo enteramente nuevo: suicidio, secuestradores, instalados durante meses dentro del país, aprendizaje en sus escuelas de navegación aérea, sentido de la propaganda, concertación, horario, prime time. Planificación escalofriante, diseño perfecto, precisión, factor sorpresa. En medio del fuego, humo, polvo, el pánico no llega a apoderarse de las calles de Nueva York. Respuesta ciudadana inmediata, reacción popular. Un líder en Manhattan, el alcalde Rudolph Giuliani. Washington es distinto, ciudad más temerosa, menos cívica. Presidente Bush desaparecido.

12 de septiembre. Analizar giro profundo que abrirá el proceso a medio y largo plazo: fin unilateralismo de Estados Unidos, retrocede el aislamiento. Se acabó el despectivo tono de hace unos meses: por favor, procuren vivir sin nosotros, no nos interesan demasiado los asuntos exteriores. EE UU comprende que su vida se juega en Afganistán, en Pakistán, en Arabia Saudí. Necesidad desesperada de aliados. Además: no podrá ya confundir la lealtad británica, francesa, alemana –probada desde 1949, OTAN– con aliados ocasionales, de añadidura enemigos de la democracia. Riesgos que EE UU debe administrar. Desvergonzado compromiso de Putin poco después de los atentados, oferta a Bush bases rusas Tayikistán, retirada 24 horas más tarde. Algún asesor le advirtió: no enfadar al islamismo, no empujar a más voluntarios musulmanes a Chechenia.

13 de septiembre. Osama bin Laden insiste, soy ajeno a estos ataques. Pero era responsable de los atentados a las embajadas de EE UU en Nairobi y Dar-es-Salam, 1998, también del atentado del año pasado en Aden al destructor Cole, 18 muertos. ¿Por qué estaba libre? ¿Incompetencia de los servicios? Más bien comodidad, pocas ganas de perseguir, no hacer olas. Pero si BL era responsable de 280 muertos en Kenia y Tanzania, ¿por qué no se le capturó? ¿Por qué dejar que durmiera el dossier? Se trataba de no proyectar la imagen de…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO