POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 197

Insignia del Partido Republicano para las elecciones de 1980, con Ronald Reagan y George Bush. GETTY

Disfunción en Estados Unidos

Casi todas las facetas de la actual crisis en EEUU son indicadoras de una larga y gestada degradación de la capacidad del gobierno federal para abordar problemas públicos acuciantes. ¿Qué ha fallado?
PAUL PIERSON
 | 

Al estallar la crisis financiera, a principios de 2008, Warren Buffett compartió esta moraleja con sus accionistas: “Uno no sabe quién está bañándose desnudo hasta que baja la marea”. La marea, en efecto, ha empezado a bajar en el contexto de una pandemia, y resulta que quien nada desnudo es Estados Unidos. Y no es agradable de ver.

De entre los países ricos, EEUU sobresale por su catastrófica respuesta a la pandemia del Covid-19. Otras naciones han tomado, si bien con retraso y en ocasiones de manera onerosa, las medidas necesarias para contener la propagación del virus, a la vez que ponían en pie las infraestructuras que permitieran una reapertura cautelosa. La respuesta de EEUU –si es que puede calificarse así– ha sido endeble, atropellada y caótica. El presidente del país, Donald Trump, es la persona mejor situada para movilizar y coordinar una respuesta a esta emergencia nacional, pero se ha negado. Al contrario, ha elegido dotar de un gran altavoz a la desinformación.

En un país muy dividido ya por brechas partidistas, ha politizado la pandemia, haciendo prácticamente imposible alcanzar el consenso necesario para aplicar medidas de salud pública imprescindibles. Tras haber enarbolado Trump la bandera de la xenofobia con su famoso muro a lo largo de la frontera meridional del país –en su mayor parte sin construir–, los estadounidenses se sienten impotentes mientras ven a otros países reactivar su vida social y laboral para proteger los logros obtenidos con grandes esfuerzos, al tiempo que cierran el acceso a personas procedentes de EEUU.

Es un momento humillante para una nación que ocupa desde hace largo tiempo el pedestal de única superpotencia mundial, y a la que se considera, asimismo, principal motor mundial de innovación científica y tecnológica, centro de cultura popular global y sede de muchas de las empresas…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO