>   NÚMERO 62

El programa nuclear de India: mito y realidad

VICENTE GARRIDO REBOLLEDO
 | 

El avanzado programa de misiles balísticos de India preocupa a la comunidad internacional. A falta de datos fiables sobre el despliegue de armamento nuclear, los ensayos de misiles con capacidad para portar una carga nuclear son un indicador para analizar la proliferación en la región.

Cualquier consideración de India, como potencia nuclear, debe tener necesariamente en cuenta el contexto regional y la realidad geopolítica del continente asiático, en términos geoestratégicos, foco permanente de inestabilidad. India tiene conflictos abiertos de larga data con prácticamente la totalidad de sus vecinos. Este hecho, unido a las aspiraciones de India de convertirse a medio plazo, no solo en una potencia regional hegemónica, sino también mundial, reaviva las cautelas e, incluso, la percepción negativa de sus vecinos con respecto a Nueva Delhi.

Por otra parte, resulta difícil separar los programas nucleares de India y su vecina Pakistán especialmente, tras los ensayos de 1998 que convirtieron a ambas en potencias nucleares de facto (aunque, paradójicamente, no de iure).1 Tradicionalmente, Pakistán ha considerado necesario dotarse de armamento nuclear (junto a misiles balísticos capaces de portar una carga de destrucción masiva) para contrarrestar la superioridad convencional de India, mientras que para esta última, el mantenimiento de una disuasión nuclear mínima frente a Islamabad (y, por extensión frente a la amenaza militar que representa China) es uno de los elementos clave e irrenunciables de su estrategia de seguridad. Por ello, India considera su programa nuclear y de misiles balísticos como instrumentos necesarios para el mantenimiento de la estabilidad estratégica en la región.

Por último la firma en 2008 de un polémico acuerdo de cooperación en materia de usos pacíficos de la energía nuclear entre Estados Unidos e India (Acuerdo 123), en el marco de una asociación global bilateral, ha abierto nuevas fisuras en el seno de la comunidad internacional,…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO