>   NÚMERO 52

¿Existe realmente el BRIC?

CELSO AMORIM
 | 

El concepto BRIC no proviene del ámbito diplomático. La apuesta de los gobiernos de los BRIC ha sido encontrar agendas que les permitan actuar como un colectivo de la manera más amplia. La pertinencia de este grupo se medirá en su capacidad de influir globalmente.

La cuestión que se me presenta y da origen a este artículo, en mi opinión, no podría ser más pertinente.1 Es fundamental, desde el principio, distinguir entre utilizar el término o acrónimo ?BRIC? en singular, como referencia al grupo en que interactúan Brasil, Rusia, India y China, y emplear el plural ?BRICs?, cuando se remite a la noción de cuatro países emergentes que, siguiendo sus propios cursos de desarrollo, deben desempeñar un papel creciente en la economía mundial de acuerdo con estudios realizados por el sector privado.

Desde el punto de vista del surgimiento del concepto ?BRICs?, creo que lo fundamental es que no proviene de una dimensión diplomática. El concepto surgió en 2001 en un informe elaborado por Jim O?Neill, economista jefe del banco de inversión Goldman Sachs. Titulado Building Better Global Economic BRICs, el estudio analizaba las perspectivas de crecimiento económico de Brasil, Rusia, India y China en los 10 años siguientes y concluía que se produciría una modificación profunda del panorama financiero internacional en un futuro no distante y, por tanto, los formuladores de políticas deberían estar atentos a ese cambio.

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO