POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 190

Grandes murallas

En manos de unos halcones separados por grandes murallas y empujados por sus respectivas opiniones públicas, EEUU y China pueden entrar en una escalada incontrolable de consecuencias.
EUGENIO BREGOLAT
 | 

Cuando en 1793 lord Macartney se entrevistó con el emperador chino Qianlong no consiguió arrancarle la autorización para que Inglaterra comerciase con el Celeste Imperio. China quería seguir aislada detrás de su gran muralla, ignorando el mundo exterior. Medio siglo después, Inglaterra, en la infame guerra del Opio, abrió a cañonazos el mercado chino. Siguió el bien llamado “siglo de humillación”, el cual por cierto parece un cuento chino al leer cierta prensa occidental. La ocupación japonesa por sí sola causó entre 20 y 30 millones de muertos. Reincorporada a la economía global tras el viaje de Richard Nixon en 1972, la reforma económica de Deng Xiaoping convirtió China, en pocas décadas, en la primera potencia industrial y comercial del mundo. En 2014, su PIB en paridad de poder adquisitivo superó al de Estados Unidos. Dentro de la arquitectura internacional diseñada por Washington al final de la Segunda Guerra Mundial, China está ganando la partida. EEUU le achaca el empleo de dirty tricks (trucos sucios). Así es, pero son los mismos trucos empleados por todos los países al iniciar su desarrollo económico, incluido el propio EEUU, y son prácticas toleradas en su día a Japón, a los “cuatro pequeños dragones” asiáticos o a la propia China cuando a EEUU le interesaba (y cuando resultaba impensable el prodigioso ritmo de su desarrollo económico). Este desarrollo se debe a mucho más que trucos sucios, claro está: el inmenso mercado chino; la laboriosidad y capacidad de sus trabajadores; la acertada política económica; la competencia de la clase política, reencarnación del secular mandarinato; un espíritu empresarial de primer orden; el apoyo de los chinos de ultramar; etcétera. La gran paradoja es que hoy EEUU, el poder hegemónico heredero de Inglaterra, quisiera ver a China encerrada de nuevo tras su gran muralla….

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO