INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 912

#ISPE 912. 3 noviembre 2014

En 1989, cuando colapsó el régimen comunista, Polonia tenía un nivel de ingresos de unos 3.500 dólares anuales, similar al de Ucrania e inferior al de Hungría. Pero en 25 años el país ha duplicado su PIB per cápita, que hoy alcanza los 22.000 dólares, ajustado a la paridad de poder de compra. Este año su economía crecerá un 3,5% y un 4% en 2015.

Hoy Polonia es ya la sexta economía de la Unión Europea y la vigésima del mundo con un PIB de 550.000 millones de dólares. En 1989 el país exportaba anualmente por valor de 8.000 millones de dólares. En 2013 superó los 200.000 millones, 20 veces más. Su diversificación es igualmente notable: no hay un solo sector que represente más del 5%. De los 10 principales millonarios polacos en el ranking de Forbes, ninguno ha heredado su fortuna.

Antes el país exportaba básicamente carbón y acero. Hoy el sector manufacturero representa cerca del 20% del PIB. El crecimiento ha sido impulsado por la inversión extranjera directa, sobre todo alemana, que llegó a Polonia atraí­da por la buena formación de su fuerza laboral y la seguridad jurídica que brinda la pertenencia a la UE. En los próximos siete años, Polonia recibirá 120.000 millones de euros en fondos comunitarios, una cifra mayor, en términos nominales, al volumen total del plan Marshall de la posguerra.

Antes de ingresar en la UE, el país sacó adelante una profunda reforma de su mercado laboral que dio singular importancia a los programas de formación continua de los trabajadores. Mientras que en las pruebas PISA los estudiantes españoles están por debajo de la media de la OCDE en matemáticas y comprensión lectora, los estudiantes polacos no han dejado de mejorar sus marcas. Entre 2000 y 2003 ya mejoraron más de 10 puntos…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO