AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 51

La independencia palestina tendrá que esperar

JULIO DE LA GUARDIA
 | 

El proceso de paz se encuentra estancado por la parálisis política e institucional palestina y por una diplomacia internacional incapaz de actuar frente a Israel.

Salvo que la administración Obama hiciera un gesto inesperado hacia los palestinos antes de abandonar la Casa Blanca –lo que parece improbable dado el creciente embrollo en el que se encuentra en Siria– éstos podrían verse condenados a aparcar sus aspiraciones de independencia y soberanía durante otra década más. Este diletantismo de la diplomacia estadounidense en relación con el proceso de paz en Oriente Próximo –fruto del fracaso de la moratoria en la construcción de asentamientos acordada en 2010 para facilitar las negociaciones bilaterales promovidas por la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, y su enviado especial el exsenador George Mitchell, y de las negociaciones trilaterales llevadas a cabo entre 2013 y 2014 por iniciativa de su sucesor, John Kerry, pero también del contexto regional– ha permitido al gobierno israelí seguir adelante con su política de hechos consumados, así como postergar indefinidamente la proclamación del Estado palestino.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu –en el gobierno desde 2009, siendo ya el más políticamente longevo de la democracia israelí, solo después de David Ben Gurión, al que superará al final de esta legislatura– ha sabido aprovechar a la perfección las dinámicas creadas por las primaveras árabes –guerras civiles en Siria, Libia y Yemen, emergencia de Daesh, terrorismo en Europa, crisis de los refugiados– para suprimir temporalmente la cuestión palestina de la agenda internacional. Esto le ha permitido seguir construyendo nuevas colonias, carreteras e infraestructuras, además de asentando más colonos en Cisjordania y Jerusalén Oriental, de forma que el día que se vea obligado a dividir el territorio, el Estado palestino quede reducido a la última potencia, tanto territorial como competencial.

A estos factores se une la…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO