>   NÚMERO 70

Los paraísos fiscales caribeños

NURIA BADENES PLÁ
 | 

En 2012 los paraísos fiscales canalizaban el 12,2 por cien de las inversiones transnacionales. Solo en Islas Caimán se concentraban dos billones de dólares provenientes del exterior, más que la suma de capital extranjero de todo África y América Latina juntos.

En cualquier circunstancia, también en ausencia de crisis, la recaudación vía impuestos constituye la fuente fundamental de financiación del sector público. Esta recaudación se ha de obtener en virtud del principio de coactividad que ejerce el propio sector, ya que de forma voluntaria no se conseguirían los recursos que necesita. Pagar impuestos es algo que los contribuyentes no desean y, por tanto, existe una tendencia natural a no hacerlo si es posible.

Permitir que haya pérdidas potenciales recaudatorias por actitudes que evitan el pago de impuestos no solo genera pérdidas económicas, sino que provoca malestar ciudadano, porque son los agentes con mayor capacidad de pago los que mayores posibilidades tienen de acceso a la información y a mecanismos que permiten evitarlo, dándose así una situación de injusticia. El hecho de que haya agentes que no pagan implica un mayor esfuerzo para quienes sí lo hacen, que además no suelen ser los mejor situados…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO