POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 192

¿Nueva agenda europea en los Balcanes?

La falta de claridad de la UE provoca una ‘fatiga reformista’ en la región, que no encuentra la motivación para acelerar el proceso de cambio.
RUTH FERRERO-TURRIÓN
 | 

Durante los últimos 20 años, casi sin excepción, comenzamos el curso con la esperanza de que algo cambie en relación con los Balcanes occidentales. Sin embargo, parece que la región se encuentra sumida en una suerte de “gatopardismo” infinito donde nunca se consigue avanzar.

Este año no es diferente. Una vez más, varios asuntos relacionados con esta pequeña zona deberían marcar la agenda europea. El nombramiento de Josep Borrell como alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea lo confirma. Una de sus prioridades inmediatas será reforzar el compromiso con las reformas y los procesos de integración de los Balcanes occidentales, incluso abogando por la desa­parición de sus fronteras, una apuesta por la perspectiva europea de la región. Su planteamiento es comenzar a construir una Europa geopolítica a través la resolución de los conflictos enquistados en la vecindad.

Borrell será el encargado de lidiar en primera persona con los asuntos pendientes de la región. Entre ellos, la reanudación –o no– del diálogo entre Kosovo y Serbia, paralizado hace meses. La apertura de negociaciones para las adhesiones de Albania y Macedonia del Norte era el siguiente punto en la agenda, pero ha sido súbitamente relegado por el veto del presidente francés, Emmanuel Macron, a la ampliación, en el Consejo Europeo del 19 de octubre. Sigue su curso el cierre de capítulos para la adhesión de Serbia y Montenegro –hasta donde sea posible– y superar el bloqueo social e institucional de Bosnia y Herzegovina, mientras se avanza en la liberalización de visados para sus ciudadanos y para los kosovares, los únicos que todavía no la tienen.

Otros puntos que deberían figurar, pero que casi con certeza no estarán son: calidad democrática, libertad de prensa, derechos de las minorías o la preocupación creciente en las cancillerías europeas por la creciente presencia…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO