INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1185

Sin impuestos no hay salud

La conversión de América Latina y el Caribe en el nuevo epicentro de la pandemia tiene una explicación, la fragilidad de sus sistemas de salud pública, que, a su vez, conduce a un problema estructural: la escasa presión fiscal, que priva a sus gobiernos de los recursos necesarios para financiar la sanidad.

Según datos oficiales, de Canadá a Argentina se cuentan unas 220.000 muertes y más de cuatro millones de contagios de Covid-19, casi la mitad del total mundial. La Universidad Johns Hopkins indica que América Latina tiene dos millones de positivos; Brasil la mitad de ellos, Perú más que China, y Chile más que Italia.

Aunque México, Chile y Colombia pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), sus índices y variables macroeconómicos están lejos de la media de sus socios. En 2018 la presión fiscal media regional fue del 23,1% del PIB, frente al 34,3% de la OCDE. En México es del 16,1% y en Perú del 18%.

En 2018 la tasa impositiva media en 18 países sobre el 10% de la población con mayores ingresos apenas rondó el 26,7%, señala el Inter-American Center of Tax Administration. En Europa esos mismos segmentos pagan tasas impositivas marginales, antes de sus contribuciones a la Seguridad Social, del 60,2% en Suecia, 55,2% en Francia, 47,5% en Alemania y 43,5% en España.

Un centenar de multimillonarios y 14.000 millonarios latinoamericanos tienen fortunas de 30 millones de dólares o más. La del mexicano Carlos Slim es de 51.100 millones, la 17…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO