Alfombra roja: Cristina Fernández

POLÍTICA EXTERIOR
 |  20 de noviembre de 2015

APODO: CFK.

FRASE: “Hemos desendeudado definitivamente a la República Argentina”.

CURRÍCULO: Cristina Fernández (Tolosa, La Plata, provincia de Buenos Aires, 1953) despertó políticamente en una fecha clave para Argentina. Tras estudiar un año Psicología, comenzó Derecho. Corría 1974. Juan Domingo Perón había regresado de su exilio en España para asumir, por tercera vez, la presidencia del país. No aguantó un año en el poder: murió en julio de ese año y le sucedió su esposa, la vicepresidenta, María Estela Martínez. Una pareja presidencial desaparecía, otra nacía: Cristina Fernández y Néstor Kirchner se conocieron ese mismo año, al siguiente se casaron. Un año después, un golpe de Estado impuso una junta militar. Los Kirchner pasaron los años de la dictadura en tierra de NK, Santa Cruz, en la Patagonia. Las décadas de los ochenta y noventa fueron las de su escalada política, en paralelo a la carrera de su marido: diputada provincial, diputada nacional y tres veces senadora. En octubre de 2007 sucedió a su marido en la presidencia. Este murió en 2010. En 2011, CFK logró la reelección con el 54% de los votos.

MÉRITOS: Los Kirchner han marcado una época en Argentina, que ahora llega a su fin. El favorito para la segunda vuelta de las presidenciales del 22 de noviembre es el radical Mauricio Macri. Si no ganase, la victoria iría para el oficialista Daniel Scioli, un sucesor nada natural de CFK, pues se le vincula con la derecha del peronismo. Gane quien gane, el kircherismo tendrá que pasar, como mínimo, a un segundo plano.

El balance de los doce años de NK y CFK ofrece mucho matices, contradicciones y paradojas, como indica Mario Serrafero en este artículo. “Con NK la economía se reconstruyó y el país comenzó un periodo de notable crecimiento –señala–. En 2015 CFK transmitirá el poder con una situación económica de nulo crecimiento, falta de inversiones, embargos en tribunales internacionales, inflación y el llamado ‘cepo al dólar’ (establecido ante la progresiva escasez de divisas)”. En lo social, añade Serrafero, los Kirchner llevaron adelante una serie de planes que, en su momento, ayudaron a paliar la crisis, pero el número de pobres, lejos de descender, aumentó. En 2015 la cifra de la pobreza alcanza al 28% de la población, según las mediciones de la Universidad Católica Argentina. “Asimismo, los planes sociales creados deberán ser reemplazados con el tiempo por empleo genuino, lo cual no parece cercano en el horizonte”, concluye.

La émula de Evita Perón, la que conseguía que en los pasillos de la facultad de Derecho todos se olvidasen por un rato de lo que estaban hablando, maquillada “como para ir a bailar, que había empezado a ir a las peñas políticas y llevaba libros de Eduardo Galeano bajo el brazo”, se despide de la presidencia de Argentina.

 

Datos de contacto:

Twitter: @CFKArgentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *