AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 41

Irán, el mercado global del petróleo y la seguridad energética

SARA VAKHSHOURI
 | 

Irán posee enormes reservas de hidrocarburos. Sin embargo, la falta de inversiones y tecnología han perjudicado su capacidad de producción. El acuerdo de Ginebra podría abrir la puerta al retorno de Irán al mercado del petróleo, con mayor influencia gracias a su posición geográfica y geopolítica. La OPEP se enfrenta a dos grandes retos: el exceso de suministro de petróleo y gas natural y la revolución del gas de esquisto liderada por EE UU.

El 24 de noviembre de 2013 se alcanzó un acuerdo en Ginebra entre Irán y el grupo P5+1 (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China) para limitar  el programa nuclear iraní. Siguiendo las pautas de este acuerdo de Ginebra, se prevé que este año se comiencen a aliviar las duras sanciones impuestas a Irán.

Como parte del acuerdo provisional, Irán aceptó limitar el enriquecimiento de uranio al 5%, desmantelar las conexiones entre las centrifugadoras y permitir el acceso de los inspectores internacionales a sus instalaciones nucleares. A cambio, EE UU acordó dar a Irán hasta 7.000 millones de dólares, de los cuales 4.200 millones de dólares provendrán de los ingresos por venta de petróleo de cuentas congeladas, y alrededor de 1.000 millones de dólares retornarán al país por ventas petroquímicas. Irán podría también conseguir 500 millones de dólares en producción y venta de su industria automovilística debido al levantamiento de las prohibiciones en las importaciones de piezas de coches, junto con el desbloqueo de 400 millones de dólares de activos iraníes congelados para ayudar a la financiación de estudiantes universitarios iraníes en el extranjero. Es de suponer que el próximo levantamiento en las prohibiciones del comercio del oro y otros metales preciosos, reportará también cantidades importantes. Esto, igualmente, ayudará a Irán a recibir metales preciosos como pago a la exportación de crudo.

Sin embargo,…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO