POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 124

Activismo islámico en España

JUAN JOSÉ ESCOBAR STEMMANN
 | 

Cerca de un millón de los habitantes de España son de confesión musulmana. Aunque   mayoritariamente integrados en el país, la creciente presencia del activismo islámico   exige una mayor implicación de los poderes públicos en la gestión del islam español.  

El islam español se encuentra en un proceso de profunda transformación   como consecuencia del creciente número de inmigrantes   musulmanes llegados al país en los últimos años. Los conversos   españoles, promotores del proceso de institucionalización de las   comunidades musulmanas en España y defensores de una lectura del islam  más adaptada a la realidad europea, están paulatinamente perdiendo cotas  de poder en beneficio de asociaciones más conservadoras inspiradas en el   ideario político-religioso de los Hermanos Musulmanes y en la ortodoxia del  wahabismo saudí. Como en el resto de Europa, el activismo islámico gana   cada vez más adeptos.

El incremento de los flujos migratorios en España y su cercanía al Magreb  han producido un aumento considerable de la población musulmana en los últimos 10 años. La cuantificación de la misma es tarea ardua y compleja.  A 1 de enero de 2007 había 715.477 residentes legales en España procedentes  de países de mayoría musulmana. Si a ello se une la cifra de musulmanes  nacionalizados españoles, conversos y emigrantes ilegales, la  población de confesión musulmana residente en España podría acercarse al  millón de personas, lo que supone aproximadamente un 20 por cien de la población   extranjera residente en España.

El principal colectivo está formado por los nacionales de Marruecos,   que constituyen más de un 70 por cien del total de musulmanes residentes   en España. Le siguen en importancia los nacionales de Argelia, Pakistán,  Irán, Líbano, Siria, Egipto y Túnez. La mayor parte de los inmigrantes de origen  marroquí y argelino son hombres que han emigrado a España en los últimos 15 años para trabajar en el…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO