POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 199

Ante la Cumbre de Glasgow

El desafío de la UE no es afianzar su liderazgo climático internacional, sino lograr que otros actores eleven su ambición. En 2021, el Servicio Europeo de Acción Exterior debe movilizar su potencial diplomático al servicio del clima.
ANTXON OLABE EGAÑA
 | 

El artículo “Trajectories of the Earth System in the Anthropocene”, publicado por los científicos Will Steffen, Johan Rockström y otros en 2018, es uno de los trabajos más clarificadores e importantes de los últimos años sobre el cambio climático. Su tesis central alerta del peligro de que, por encima de los dos grados centígrados de incremento de la temperatura media de la atmósfera, se produzca un efecto en cascada, consecuencia de la activación de diversos procesos de retroalimentación positiva del sistema climático.

El deshielo del permafrost, el debilitamiento de la capacidad de sumidero de carbono de bosques y suelos, la creciente respiración bacteriana de los océanos, el posible colapso de la Amazonía, la degradación de los bosques boreales, etcétera, son algunos de los subsistemas que podrían verse afectados. Traspasados determinados puntos de inflexión (tipping points), se activarán dinámicas de cambio en dichos subsistemas, lo que reforzará el aumento de la temperatura de la atmósfera. Esto, a su vez, incidirá sobre dichos procesos generando bucles de retroalimentación y desencadenando un efecto cascada. En esas circunstancias, el proceso de desestabilización del sistema climático podría escapar a nuestro control.

Steffen y sus colegas consideran que, franqueado de manera persistente el umbral crítico de los dos grados, la desestabilización del sistema podría no detenerse hasta encontrar, pasados varios siglos o incluso milenios, un nuevo estado de equilibrio en el que la temperatura media de la atmósfera sería entre tres y seis grados superior a la actual. Lo denominan “escenario Tierra invernadero”. La última vez que ocurrió algo así en nuestro planeta fue hace 55 millones de años y los caimanes merodeaban por los polos. Sería el colapso de nuestro mundo. Por eso la desestabilización del clima presenta una amenaza existencial para la humanidad.

La única manera de evitar o condicionar de…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO