AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 55

Cambio climático y activismo medioambiental en el Mediterráneo

SAFA AL JAYOUSSI
 | 

La subida de las temperaturas ejercerá presión sobre unos recursos hídricos ya escasos. La actual oleada de inestabilidad política en los países mediterráneos está relacionada con la inestabilidad energética, y más concretamente, con la generación de electricidad.

La ola de calor extremo que sufre Líbano y los frecuentes cortes de electricidad mientras estoy en mi despacho en Beirut son un pequeño ejemplo de lo que observamos en los países del Mediterráneo y de la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA). Mientras escribo este artículo, en el mes de agosto, algunos países como Kuwait e Irán sufren las temperaturas más elevadas que se han registrado nunca, y en Egipto se han producido en los últimos años múltiples olas de calor e inundaciones que han causado muchos muertos y pérdidas de infraestructuras.

Túnez es uno de los países más vulnerables en lo que se refiere a masa de tierra: entre el 1% y el 3% de su territorio se verá afectado por un aumento del nivel del mar de un metro debido al cambio climático, mientras que Egipto, y especialmente su sector agrícola, será el más afectado por el aumento del nivel del mar. Más del 12% de las mejores tierras agrícolas de Egipto en el Delta del Nilo corren peligro si se produce un aumento de al menos un metro, y esta cifra se incrementa notablemente hasta el 25% (aumento del nivel del mar de tres metros) e incluso hasta rondar el 35% (aumento del nivel del mar extremo de cinco metros) según las previsiones de Arab for Environment and Develpoment (AFED). En un estudio titulado “Climate Change: The 2015 Paris Agreement Thresholds and Mediterranean Basin Ecosystems» (Science, 2016) se afirma que el Sur de España será un desierto a finales de siglo si no se controla el…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO