POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 178

De izquierda a derecha, el secretario de Estado de EEUU Dean Acheson, el canciller alemán Konrad Adenauer, y los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y Reino Unido, respectivamente, Robert Schuman y Anthony Eden (Londres, 22 de noviembre de 1951). GETTY

Cuando EEUU apoyaba la unidad europea

La construcción de una Europa unida fue prioridad de la política exterior de Estados Unidos tras la Segunda Guerra mundial. Tan perseverantes fueron los estadounidenses en favor de la integración de los europeos como los británicos en su oposición.
BELÉN BECERRIL ATIENZA
 | 

Pocos días antes de asumir la presidencia, Donald Trump aseguraba en una entrevista a Michael Gove del Times y Kai Diekmann del Bild, que el Brexit “acabaría siendo una gran cosa”, y “otros países se irían también”. Igualmente, hizo saber que él mismo, a su modo, lo había predicho –“I sort of, as you know, predicted it”– y que, en definitiva, “sería difícil evitar que la Unión Europea se desintegrase”.

Unas semanas después, la inquietud sobre el euroescepticismo de la nueva administración aumentó cuando los medios de comunicación se hicieron eco del posible nombramiento como embajador de Estados Unidos ante la UE del euroescéptico Ted Malloch, profesor que había celebrado el Brexit y presagiado el colapso del euro y de la propia Unión. El nombramiento no llegó a confirmarse, pero generó una fuerte reacción en el Parlamento Europeo.

Más allá de las declaraciones, el desafecto del presidente de EEUU por la integración europea se puso de manifiesto tras su paso por Europa en mayo, con motivo de la cumbre de la OTAN en Bruselas y el encuentro del G-7 en Taormina (Italia). Aquellos días confirmaron el debilitamiento de la relación transatlántica y dejaron en evidencia, una vez más, el desinterés de Trump por las instituciones europeas.

La pérdida del apoyo estadounidense a la integración y, más aún, su cuestionamiento explícito llaman la atención por cuanto la promoción de la unidad europea fue una prioridad de la política exterior de EEUU tras la Segunda Guerra mundial. En un momento en que Europa parecía al borde del colapso, en el departamento de Estado apostaron fuerte por la unidad europea, conscientes de que solo esta podría asegurar la viabilidad de sus economías, posibilitar la integración de Alemania en Occidente y hacer frente a la amenaza soviética. En palabras de Henry Kissinger, de…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO