POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 130

EE UU-UE: más allá de la ‘guerra contra el terrorismo’

ANTHONY DWORKIN
 | 

La desunión transatlántica en materia antiterrorista ha causado problemas legales y ha impedido emitir un mensaje que redujera el atractivo de Al Qaeda. Se abre ahora la posibilidad de que estadounidenses y europeos elaboren una declaración de principios comunes.

Desde el 11 de septiembre de 2001, la Unión Europea y Estados Unidos han estado divididos en su respuesta al terrorismo internacional. Para muchos europeos, la “guerra contra el terrorismo” de la administración de George W. Bush fue tan injusta en sí misma como perjudicial para los intereses de Europa. Ahora, con la presidencia de Barack Obama, se abre la posibilidad de un nuevo entendimiento transatlántico respecto a la naturaleza de la lucha contra el terrorismo. La UE debería aprovechar la oportunidad para establecer los principios que combinen una respuesta eficaz a la amenaza terrorista con el respeto por los valores fundamentales que constituyen la esencia de la alianza transatlántica.

Aunque los responsables de la seguridad europea reconocen que EE UU ha tenido éxito en sus esfuerzos por poner fuera de juego a gran parte de los principales dirigentes y las infraestructuras de Al Qaeda, muchos también creen que las políticas estadounidenses han facilitado que la red terrorista reclute seguidores con su discurso de la opresión y la hostilidad occidentales hacia el mundo musulmán. Para los europeos ha sido difícil evitar que se les estigmatice por la asociación con estas políticas debido a la fuerza histórica de la alianza de seguridad entre Europa y EE UU.

La actuación de la UE durante este periodo también ha sido problemática. Algunos países europeos han cooperado con EE UU con medidas antiterroristas que violan sus valores proclamados, creando la impresión de que una cosa es la retórica oficial y otra la práctica encubierta. Al mismo tiempo, la UE ha tardado en desarrollar una estrategia…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO