POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 201

El dilema de la vecindad

Myanmar es el ejemplo más reciente de la necesidad de que China acepte que su peso geopolítico y económico le compromete en la resolución de conflictos en otras partes del mundo, especialmente en su vecindario.
MARCO MEZZERA
 | 

EL 14 de marzo se produjo un atentado con artefactos incendiarios contra fábricas de capital chino situadas en un barrio industrial de Yangón. Este primer brote de violencia frontal contra los intereses económicos chinos en Myanmar se ha vinculado con las manifestaciones contra el golpe de Estado del 1 de febrero. Los ciudadanos están cada vez más irritados por la reticencia de las autoridades chinas a pronunciarse sobre el golpe. Esta irritación se convirtió en ira cuando se confirmaron los indicios de que China estaba suministrando armas al país y había desplegado tropas y especialistas en ciberseguridad para ayudar al Tatmadaw, el ejército birmano, a controlar el acceso a internet y a la información.

Las relaciones diplomáticas entre China y Myanmar se retrotraen a 1950, pero se intensificaron a partir de 1988, cuando firmaron un acuerdo comercial transfronterizo. Irónicamente, la firma se produjo apenas dos días antes del levantamiento prodemocrático de aquel año. En ese momento, Pekín buscaba una salida estratégica al océano Índico, en especial para las provincias interiores de Yunnan y Sichuán.

Más de tres décadas después, China mantiene la misma prioridad estratégica, pero su presencia y peso en la economía y los asuntos internos de Myanmar han crecido de manera exponencial. En 2018, China fue, según el analista Tom Fawthorp, “el mayor inversor extranjero en Myanmar, con más de 15.000 millones de dólares en 126 proyectos empresariales”. Un año más tarde, China confirmaba su posición también como principal socio comercial; los intercambios con Myanmar casi doblan el valor de las transacciones comerciales con Tailandia, en el segundo puesto. China, además, fue el principal suministrador de armamento de Myanmar durante la década de los noventa y principios de 2000. Más recientemente, el Tatmadaw ha intentado rebajar la dependencia de China en lo armamentístico y, si bien sigue siendo…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO