POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 202

Memorial del Holocausto de Berlín el día de su inauguración, 12 de mayo de 2005. GETTY

El fondo siniestro de Occidente

Tres libros sondean la ‘cara B’ de Occidente a través del análisis de las fuentes de la violencia política en el siglo XX, los lugares de la memoria de las dictaduras y la nueva ultraderecha.
JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA
 | 

Walter Benjamin afirmaba que no hay testimonio de la cultura que no sea al mismo tiempo un documento de la barbarie. Siguiendo su observación, podemos decir que estos tres libros testimonian una historia de infamia que caracteriza a la sociedad occidental desde tiempo inmemorial, siempre en contraste con sus importantes hallazgos. El primero de ellos, del catedrático de historia de la Universidad de Zaragoza Julián Casanova, describe las fuentes de la violencia general que conoció el siglo XX europeo. El segundo, que debemos al historiador Xosé M. Núñez Seixas –catedrático en Santiago de Compostela y presidente de la comisión que ha defendido la naturaleza pública del Pazo de Meirás– analiza los lugares de la memoria de los principales dictadores fascistas, autoritarios o comunistas y el delicado problema de cómo tratar los elementos que hoy producen un “efecto presencia” de los perpetradores de crímenes contra la humanidad. El tercero, escrito por el politólogo y profesor en la Universidad de Georgia (Estados Unidos) Cas Mudde, analiza lo que llama la “tercera ola” de la ultraderecha que afecta a las democracias liberales del mundo.

 

Una violencia indómita. El siglo XX europeo
Julián Casanova
Barcelona: Crítica
2021, 424 págs.

 

Los tres libros tratan las debilidades que encuentra la persistencia de la democracia liberal como régimen de gobierno y modelo de sociedad. Estas debilidades son abordadas de forma pormenorizada en Una violencia indómita, al hilo de los análisis de diferentes casos del uso de violencia política: desde la Europa anterior a 1914 hasta los genocidios de la antigua Yugoslavia. Casanova se distancia de la caracterización del historiador Eric Hobsbawm, que dividía este periodo entre el largo siglo XIX (1789-1914) y el corto siglo XX (1914-89), y opta por narrar el siglo XX como un río unitario de sangre que mana desde una…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO