POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 127

El poder del voto hispano en Estados Unidos

SERGIO PLAZA CEREZO
 | 

En los mensajes por televisión o en las páginas web, el español es el otro idioma de la política en EE UU. Demócratas y republicanos reconocen la importancia de los 46 millones de latinos que viven en el país. Clinton, Bush y Obama les deben en gran parte su victoria.

La hispanización de Estados Unidos avanza sin cesar. Unos 46 millones de latinos constituyen hoy la primera minoría étnica, un 15 por cien de la población (12,5 por cien en 2000). Según diversas proyecciones, hacia 2050, entre un 24 y un 29 por cien de la población estará formada por latinos. Los hispanos originarios de México son mayoritarios (casi dos tercios), seguidos por puertorriqueños (8,6 por cien), cubanos (3,6 por cien), salvadoreños (tres por cien) y dominicanos (2,7 por cien). Los latinos ya representan un 36 por cien de la población en California y Tejas.

El poder hispano ya es una realidad. A medida que se celebran sucesivas elecciones, los medios de comunicación dedican mayor atención a este segmento de votantes. Según la encuesta realizada a la salida de los colegios electorales por Edison & Mitofsky, los votantes hispanos (cerca de 10 millones) han constituido un nueve por cien de los electores que acudieron a las urnas el 4 de noviembre de 2008, frente al ocho por cien en 2004.

Los jóvenes nacidos en EE UU y los inmigrantes naturalizados que han accedido a la nacionalidad estadounidense en los últimos años han ampliado el censo electoral. Sin embargo, el aumento de la participación electoral ha resultado mucho mayor entre los afroamericanos, especialmente ilusionados ante la posibilidad de elegir a un candidato de su minoría, que ha recogido el 95 por cien de sus votos.

La movilización sin precedentes de los latinos en torno al debate sobre la reforma de inmigración…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO