POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 190

Explosión termonuclear de 150 megatones en el atolón Bikini (islas Marshall) el 1 de marzo de 1954/GETTY

Estabilidad estratégica en un mundo en cambio

La competición entre grandes potencias ha reaparecido tras un paréntesis de 25 años. En el futuro, las armas nucleares probablemente no estén controladas por tratados internacionales.
DMITRI TRENIN
 | 

En 1990, EEUU y la URSS definieron la estabilidad estratégica como la ausencia de incentivos para que un país nuclearizado lanzara un primer ataque nuclear. Desde entonces ha cambiado de forma significativa el panorama geopolítico, tecnológico y psicológico que contribuyó a prevenir la guerra entre potencias nucleares. El concepto de estabilidad estratégica y las condiciones para que se dé –incluidas las herramientas necesarias para prevenir el choque nuclear– han mutado de manera fundamental. Para mantener y reforzar la estabilidad estratégica en condiciones cada vez más complejas y cambiantes, es necesario revisar ideas y políticas implantadas desde hace mucho tiempo y adaptarlas al siglo XXI.

A la hora de definir el concepto de estabilidad estratégica hoy, hemos de tener en cuenta las distintas maneras posibles de evitar el enfrentamiento militar entre Estados nuclearizados; gestionar de manera adecuada tanto la competitividad global entre EEUU, China y Rusia como las rivalidades regionales protagonizadas por países como India, Pakistán, Israel o Corea del Norte; ejercer la moderación –tanto unilateral como bilateral– en la doctrina política y su aplicación práctica; y, por fin, fomentar la comunicación y la confianza mutuas, usando otros mecanismos de prevención de conflictos con miras a fortalecer la estabilidad, en la probable ausencia de un régimen de control de armas en el futuro.

 

Competición entre grandes potencias

La competición entre las grandes potencias ha reaparecido en el escenario político global tras un paréntesis de 25 años. Finalizado el breve periodo de dominación mundial estadounidense, no ha surgido todavía un sistema unipolar estable. En primer lugar, el liderazgo de EEUU se ha visto minado por la crisis financiera de 2008. A continuación, desde 2014, Rusia desafía el orden liderado por Occidente con sus maniobras en Ucrania y Siria. Finalmente, Washington ha adoptado una postura de contención frente al auge chino. En…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO