POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 161

La tercera vía que Reino Unido busca en la UE

MATS PERSSON
 | 

Londres es contundente: algo tiene que cambiar en la relación con Bruselas. Las opciones son renegociar su permanencia o abandonar la UE. Pero, ¿qué se plantean los británicos en cada uno de estos escenarios? ¿Cuál sería el efecto para el conjunto de la Unión?

Como dice el refrán español, “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Si les dijese que es posible que la Unión Europea se desintegrase en pocos años, probablemente me preguntarían qué podemos hacer en este momento para impedir que eso ocurra. El riesgo de que Reino Unido, la tercera mayor economía del bloque, deje la UE no es ni una fantasía ni una “amenaza” anunciada por los políticos. Actualmente es un hecho. Si David Cameron es reelegido primer ministro, se ha comprometido a celebrar un referéndum sobre la permanencia como miembro de la UE antes de finales de 2017. Previamente, sin embargo, intentará “renegociar” una serie de reformas de la UE centradas en restringir el poder de Bruselas. En palabras de Cameron, “la Unión Europea debe ser capaz de actuar con la rapidez y la flexibilidad de una red, y no con la torpe rigidez de un bloque”. No nos engañemos. Esta será una, si no la más crítica, de las cuestiones que afrontará la UE en su conjunto.

¿Qué probabilidades hay de que Reino Unido abandone la Unión? En este momento, sitúo en alrededor del 15-20 por cien el riesgo de que el país se vaya en la próxima década. En los últimos meses ha crecido considerablemente a consecuencia del nombramiento de Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea. Cameron, y la mayor parte de Reino Unido, se oponían enérgicamente a Juncker, atendiendo a que debería corresponder a los líderes elegidos democráticamente –y no a los miembros del Parlamento Europeo, que bajo…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO