POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 130

Libros: La batalla contra los prejuicios. Latinoamérica: ¿vivir en el olvido?

LUIS ESTEBAN G. MANRIQUE Y MARKUS SCHULTZE-KRAFT
 | 

El continente olvidado. La lucha por el alma de América Latina

Michael Reid

Barcelona: Belacqva, 2009. 464 págs.

Dos autores, Luis Esteban G. Manrique, de origen peruano y jefe de redacción de Informe Semanal de Política Exterior y Markus Schultze-Kraft desde la oficina del Crisis Group en Bogotá, reseñan El continente olvidado. Sus visiones opuestas y complementarias sobre el libro de Michael Reid son, por diferentes motivos, una invitación provocativa para leer un texto ambicioso que aporta algunas de las claves de los cambios políticos y económicos producidos en la región latinoamericana y en cada uno de sus países.

La batalla contra los prejuicios

Luis Esteban González Manrique

En 1992, contemplando asombrada el océano de luces que se extendía durante kilómetros mientras su avión descendía sobre São Paulo, Margaret Thatcher preguntó a uno de sus asistentes: «¿Por qué nadie me habló de esto?». La ex premier británica compartía con Ronald Reagan esa misma sensación: «Me quedé sorprendido: son todas naciones individuales», comentó de regreso en Washington tras una gira latinoamericana en 1982.

La historia de las relaciones entre Europa y Estados Unidos con América Latina, parte integral de Occidente, si bien excéntrica y sui géneris, ha estado siempre marcada por los prejuicios y los malentendidos: un juego de espejos deformes en el que las percepciones revelan muchas veces no la realidad sino lo que uno cree o quiere ver; percepciones que, a su vez, pasan a ser parte de la realidad.

En el momento de la primera colonización europea, ni las lenguas, las religiones o los sistemas económicos y sociales nativos eran remotamente familiares para los recién llegados. Los pueblos precolombinos no conocían el dinero, tenían otra noción del tiempo y carecían del concepto de riqueza y la productividad europeos. Habitaban un mundo dotado de una peculiaridad extraña y profunda….

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO