POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 200

Participantes en el desfile del orgullo LGBT en Barcelona, el 8 de julio de 2017. PAU BARRENA/AFP/GETTY

Política exterior y diversidad

La promoción de la diversidad no es solo una cuestión de justicia y dignidad. Contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible requiere implementar medidas que pongan fin a la exclusión y discriminación.
SERGIO COLINA MARTÍN
 | 

El nuevo proyecto de Estrategia de Acción Exterior de España 2021-24 establece como uno de sus ejes de actuación el fomento de una “política exterior feminista e impulsora de la diversidad, la igualdad y la no discriminación”, dentro de la promoción internacional de los derechos humanos, mediante el liderazgo en iniciativas multilaterales y el refuerzo del diálogo y la incidencia a nivel bilateral con terceros países. Asimismo, la estrategia se refiere a la igualdad de género y a la diversidad como elementos esenciales de la imagen de España en el mundo y de su poder blando.

La articulación teórica entre la idea de una política exterior feminista y la noción de diversidad se ha desarrollado de manera destacada en los últimos años. El Centre for Feminist Foreign Policy define la primera como un “marco político centrado en el bienestar de las personas marginadas”, que promueve “procesos de autorreflexión sobre los sistemas globales jerárquicos de la política exterior” y una superación del pensamiento tradicional hacia un “replanteamiento alternativo e interseccional” desde el “punto de vista de los más vulnerables”. En “Feminist Foreign Policy. Imperative For A More Secure and Just World” (2019), Kristina Lunz y Nina Bernarding consideran que una política exterior feminista debe contribuir proactivamente a erradicar las injusticias mundiales (incluida la desigualdad de género, pero no solo) y a superar los patrones de exclusión de cualquier tipo, contribuyendo a dar voz a quienes tradicionalmente no la han tenido. En “Defining Feminist Foreign Policy”, Lyric Thompson y el International Centre for Research on Women (ICRW) abogan por una política exterior capaz de aborar la interseccionalidad de las diversas desigualdades históricas en las estructuras de poder y de adoptar una perspectiva de género no exclusivamente binaria. Y en “Feminist Foreign Policy: A Framework”, Thompson afirma que una política exterior feminista debe…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO