INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1223

Tren aerodinámico de Canadian Pacific atravesando las Rocosas en 1955. GETTY

Trenes desde Alberta a Panamá

La mejora de las infraestructuras ferroviarias sacará de las carreteras a miles de camiones y atenuará los riesgos de futuras interrupciones de las cadenas globales de suministros. También reactivará la economía centroamericana, colapsada por la pandemia y los huracanes.

La llamada “conquista del Oeste” no habría sido posible sin la densa red ferroviaria que en la segunda mitad del siglo XIX unió Nueva York y Chicago con San Francisco y Los Ángeles. Algo similar ocurrirá ahora a escala continental norteamericana con la red de trenes que conectará, por primera vez, Canadá, Estados Unidos y México tras completarse la fusión de Canadian Pacific (CP) y Kansas City Southern (KCS), fundada en 1887.

Las vías férreas de CP conectan hoy los grandes puertos de las costas Este y Oeste de EEUU y Canadá. Las de KCS hacen lo mismo con los Estados del sur de EEUU, México y Panamá. Sus respectivas redes se interconectan en las gigantescas instalaciones que comparten en Kansas City, en la frontera entre Misuri y Kansas.

Con la fusión, que concluirá a mediados de 2022, la compañía resultante, Canadian Pacific Kansas City (CPKC), cuyo director ejecutivo será Keith Creel, tendrá su sede corporativa en Calgary (Alberta, Canadá). CPKC operará 32.000 kilómetros de vías férreas cuya gestión le generarán ingresos por valor de 8.700 millones de dólares anuales. El anuncio del acuerdo llevó las acciones de KCS a los 275 dólares el 22 de marzo, un 23% más,…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO