INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1210

Vista aérea de Berlín dividida, con la iglesia de Santo Tomás en la parte occidental de la ciudad, al otro lado del muro de Berlín. GETTY

Un esfuerzo condenado al fracaso

A finales de la Segunda Guerra Mundial había siete muros, cercas o vallas fronterizas en el planeta. Hoy la cifra es nueve veces más elevada. La realidad conduce a que, sencillamente, no sirven.

Vamos al revés. Mientras el mundo está cada día más interconectado –gracias, sobre todo, al impresionante desarrollo de los sistemas de telecomunicaciones y transporte– y son bien visibles los beneficios de la interdependencia, aumenta el número de muros y vallas fronterizas que tratan infructuosamente de cerrar el paso a millones de personas.

Sabemos, con los datos que aporta la Organización Internacional para las Migraciones, que en un mundo de más de 7.800 millones de personas, tan solo 272 millones residen en un país distinto al de su nacimiento. Es decir, los migrantes internacionales apenas suponen un 3,5% del total. También es conocido, con los datos que maneja el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, que el número de personas forzadas a desplazarse de su lugar de origen volvió a batir un nuevo récord a finales de 2020, superando los 79,5 millones (29,6 refugiados, 45,7 desplazados internos y 4,2 solicitantes de asilo).

Se trata de cifras muy a menudo presentadas como señal inequívoca de una supuesta amenaza que, vista desde los privilegiados países occidentales, pondría en peligro nuestras señas de identidad y equivaldría a una invasión en toda regla. Una equivocada percepción que olvida las indudables ventajas de esa…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO