CARME COLOMINA

La crisis ha dejado una UE más fracturada, desigual y polarizada. No hay ninguna garantía de que las urnas rehabiliten las viejas certezas.