Economía Exterior 69: Ciencia e innovación

 |  2 de julio de 2014

El conocimiento es poder. Y, en la economía del conocimiento, también es una fuente de ingresos considerable. La próxima década será clave para la innovación global. En un escenario poscrisis, los polos de conocimiento se reconfiguran, al tiempo que la ciencia explora nuevos territorios. El número de verano de Economía Exterior estudia a fondo el estado de la ciencia y la innovación desde una perspectiva política, social y geoeconómica.

España deberá afrontar reformas estructurales si no quiere perder el tren de la sociedad del conocimiento. Maurici Lucena analiza el escaso peso de la inversión pública y privada en I+D.  Rosalina Alcalde, Jaume Pagès y Beatriz Sevillano debaten las consecuencias de la fuga de cerebros y talentos fuera del país, en tanto que Salvador Ordóñez describe los cambios que el sistema educativo tendrá que poner en práctica para incorporar a España en una economía del conocimiento.

A nivel europeo, Gonzalo León defiende la necesidad de que la UE apueste por su capacidad de generar conocimiento científico y tecnológico. La Estrategia de Lisboa debía hacer de Europa “la economía basada en el conocimiento más próspera y dinámica del mundo en 2012”, pero aún queda mucho camino por recorrer.

El resto del planeta tampoco espera sentado. Robert D. Atkinson traza un panorama postcrisis en el que, a pesar de la austeridad y la mercantilización del conocimiento, la innovación es clave. Marga Gual Soler se centra en América Latina, Alhar Osama en el mundo islámico, y  Amadeo Jensana en una comparativa de Estados Unidos y China, principales potencias de nuestro día.

Es indudable que la innovación científica y tecnológica proporciona beneficios, pero también pone sobre la mesa retos considerables. Ignacio Palacios-Huerta se plantea cómo será el mundo tras 100 años más de desarrollo. Ronald K. Noble llama la atención sobre el mal uso de las tecnologías científicas pioneras. Juan Luis Manfredi explora el potencial de los hubs tecnológicos, mientras que Nuño Domínguez debate la viabilidad de los grandes proyectos científicos, como el Gran Colisionador de Hadrones en Ginebra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *