el salvador proyección exterior

#DataméricaGlobal: El Salvador, escasa proyección exterior

POLÍTICA EXTERIOR, REAL INSTITUTO ELCANO
 |  12 de diciembre de 2018

La última edición del Índice Elcano de Presencia Global incluye a El Salvador, que ocupa la posición 106º entre los 110 países para los que se calcula. En comparación con otros países de América Latina, El Salvador supera únicamente a Trinidad y Tobago en cuanto a su presencia internacional.

 

Gráfico 1. Posición de El Salvador en el ranking, 2017.

el salvador proyección exterior

Fuente: http://explora.globalpresence.realinstitutoelcano.org/es/ranking/iepg/global/2017/2012/SV/SV/0

 

Podríamos decir que el país tiene una proyección exterior relativamente baja si tenemos en cuenta el tamaño de su economía, ya que en términos de PIB ocupa el 97º puesto mundial, con una mejora continua desde 2014, cuando se encontraba en la posición 102º. En cuanto a su población, se sitúa incluso más arriba, siendo el 83º país más poblado del listado. La evolución de El Salvador en el Índice Elcano de Presencia Global ha sido de un estancamiento en las últimas posiciones, aunque con una ligera mejora en los últimos años, ya que entre 2010 y 2012 ocupó la última posición, y con respecto a 2015 sube tres posiciones.

Al igual que sucede en la mayoría de los países, la presencia global salvadoreña se apoya principalmente en la dimensión económica, aportando el 46,3% de su proyección exterior. Se trata, sin embargo, de una importancia inferior que en el caso de los otros tres países latinoamericanos que se añaden al ranking este año (Paraguay, Honduras y Trinidad y Tobago). Ocupa así la 103ª posición en el ranking de presencia económica, situándose como país latinoamericano con menor presencia económica internacional.

El Salvador es un país de pequeño tamaño, pero con gran densidad de población, situado entre Guatemala, Honduras y Nicaragua y con orientación marítima hacia el Océano Pacífico. En el año 2001 se tomó una decisión de gran trascendencia para la economía del país, como fue la dolarización, debido a los desequilibrios monetarios que provocaba la gran cantidad de remesas. En un primer momento, se planteó la circulación tanto del colón salvadoreño como del dólar estadounidense, pero esto duró solo unos meses hasta la completa desaparición de la moneda nacional por decisión del Banco Central. Cabe destacar que las remesas continúan siendo una fuente de ingresos importante para el país, que en 2017 fue equivalente al 18% del PIB, el segundo porcentaje más alto de Centroamérica solo por detrás de Honduras[1].

Otro aspecto destacable es la clara orientación al exterior del país, siendo el primero en firmar e implementar el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana (CAFTA) en el año 2006, y profundizando en este aspecto mediante tratados comerciales con México, Chile o Panamá, entre otros. Por su situación geográfica y el pequeño tamaño de su economía, el comercio del país se encuentra muy concentrado entre pocos socios. Es más, en 2016, el 47% de las exportaciones salvadoreñas tenían como destino Estados Unidos, llegando hasta casi las tres cuartas partes si sumamos las que se dirigían a Guatemala y Honduras[2].

 

Gráfico 2. Presencia económica de Honduras, 2017.

honduras presencia económica

Fuente: http://www.globalpresence.realinstitutoelcano.org

 

En el ámbito de la presencia económica de El Salvador en 2017, destacan los servicios con el 21,7% de la presencia global del país, seguidos de las manufacturas (16,8%) y los productos primarios (7,3%). El peso del sector servicios en la presencia exterior salvadoreña se explica por la relevancia del sector bancario nacional en la prestación de servicios en los países de la región, convirtiendo a El Salvador en uno de los centros financieros de Centroamérica; así como por los servicios relacionados con el turismo. El comercio del país ha vivido una clara evolución en las últimas décadas, con una pérdida de importancia del que tradicionalmente fue el principal producto exportado por El Salvador, el café; y un destacado desarrollo del sector manufacturero, con la industria textil como su principal estandarte. En términos de peso sobre el total de las exportaciones de bienes, el café ha pasado de suponer un 31% en 1995 a un 2% en 2016, mientras que los artículos de ropa pasaron del 8% al 23% en el mismo periodo. En el gráfico 3 podemos ver la evolución de los indicadores económicos, con una caída de los productos primarios a partir de 1995 frente a un ascenso y mantenimiento de las manufacturas y los servicios.

 

Gráfico 3. Evolución de los indicadores económicos de El Salvador, 1990-2017.

el salvador proyección exterior

 

Fuente: http://www.globalpresence.realinstitutoelcano.org

 

En cuanto a la cuestión militar, supone el 24% de la presencia internacional salvadoreña en 2017, ocupando la posición 81º en el ranking de presencia militar. Supera en este aspecto a ocho países latinoamericanos como Bolivia, Paraguay, Honduras o Cuba, entre otros. Desde el año 2006, El Salvador se convirtió en socio estratégico de la OTAN, y ha participado de manera activa con sus tropas en misiones en el extranjero como Afganistán o Haití. Esto se refleja en el índice en una presencia militar que desde 2005 depende totalmente de sus tropas desplazadas en el extranjero.

Con respecto a la presencia blanda, que aporta el 29,6% de la presencia global de El Salvador en 2017, las principales variables serían la de información (13,7%) y turismo (8,4%). El sector turístico presenta un gran dinamismo en el país, al igual que sucede en varios países de Centroamérica. Sin embargo, en el índice podemos apreciar un ligero retroceso de este sector en los últimos años. El indicador de información, por su parte, crece en los últimos años, dado el desarrollo de la infraestructura necesaria para la difusión de internet por el territorio nacional.

 

Gráfico 4. Evolución de los indicadores blandos de El Salvador, 1990-2017.

  Tk-vsaHA

Fuente: http://www.globalpresence.realinstitutoelcano.org

 

En general, la presencia global de El Salvador se mantiene estable entre las últimas posiciones del ranking, algo que es coherente con el tamaño de su economía. En términos económicos, una menor dependencia del sector primario que otros países de su entorno y la existencia de un sector textil potente, unido a una presencia militar importante, hacen pensar que el país continuará profundizando en su orientación hacia el exterior.

[1] Datos de Centroamérica y la República Dominicana: evolución económica en 2017 y perspectivas para 2018.

[2] Datos de UNCTAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *