Ciudadanos rusos caminan por la Plaza Roja en Moscú / GETTY

Mi país, con razón o sin ella: Ucrania y la opinión pública rusa

En lugar de consolidar a la sociedad rusa, el conflicto en Ucrania ha exacerbado las divisiones existentes en una serie de cuestiones diversas, incluido el apoyo al régimen. Dicho de otro modo, la impresión de que Putin cuenta ahora con el pleno apoyo de la opinión pública rusa es sencillamente incorrecta.
Denis Volkov y Andrei Kolesnikov
 |  15 de septiembre de 2022

Cuando Rusia lanzó su invasión de Ucrania el 24 de febrero, los gobiernos occidentales, incluido Estados Unidos, condenaron inmediatamente lo que describieron como “la guerra de Vladimir Putin”. Sin duda, esta formulación no fue casual. Su objetivo era, ante todo, establecer una distinción entre las acciones del Kremlin y las actitudes de los rusos de a pie. Había optimismo en cuanto a que los rusos de a pie no tolerarían una guerra contra un país vecino. Pero las esperanzas de una oposición popular rusa a la guerra se desvanecieron rápidamente. De hecho, las encuestas de opinión pública han mostrado sistemáticamente un apoyo abrumador (70% o más) a lo que Moscú llama su “operación militar especial” en Ucrania. En contra de las expectativas, la popularidad de Putin también ha experimentado un impulso, similar al que se produjo inmediatamente después de la anexión de Crimea en 2014.

En parte como respuesta a estos indicadores, figuras como el presidente ucraniano Volodímir Zelenski han pedido que se prohíba el visado a todos los titulares de pasaportes rusos, con una excepción para las personas cuya seguridad esté en peligro o sean vulnerables a la persecución política. Según Zelenski, “las sanciones más importantes son el cierre de las fronteras, porque los rusos están arrebatando la tierra de otros” y los rusos deberían “vivir en su propio mundo hasta que cambien su filosofía”. Y añadió: “La población eligió este gobierno y no está luchando contra él, ni discutiendo, ni gritando”. Estos sentimientos tienen eco en los llamamientos de algunos políticos europeos, como la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, para que la UE prohíba los visados de turista. “No está bien que al mismo tiempo que Rusia está librando una guerra de agresión brutal en Europa, los rusos puedan llevar una vida normal, viajar por Europa, ser turistas. No está bien”, dijo Marin a mediados de agosto.

Al mismo tiempo, una lectura cuidadosa de las actitudes populares rusas hacia la guerra revela importantes matices que con demasiada frecuencia se pasan por alto. El primero y más importante es el hecho de que, en lugar de consolidar la sociedad rusa, el conflicto ha exacerbado las divisiones existentes en una serie de cuestiones diversas, incluido el apoyo al régimen. Dicho de otro modo, la impresión de que Putin cuenta ahora con el pleno apoyo de la opinión pública rusa es sencillamente incorrecta. Una lectura más cuidadosa de los datos sociológicos, incluyendo las conversaciones con los participantes de los grupos de discusión y la investigación cuantitativa, presenta una imagen mucho más compleja de la sociedad rusa.

 

¿Quién apoya a Putin y por qué?

El panorama general de la opinión pública en Rusia puede entenderse en términos bastante sencillos. Desde el 24 de febrero, en toda Rusia, los viejos amigos se han distanciado; los padres y los hijos ya no se hablan; las parejas casadas desde hace mucho tiempo ya no confían el uno en el otro; y los profesores y los estudiantes se denuncian mutuamente. Las opiniones se están polarizando. Con el tiempo, las opiniones polarizadas se están radicalizando. Todo ello apunta a un creciente conflicto dentro de la sociedad rusa.

 

«Con el tiempo, las opiniones polarizadas se están radicalizando. Todo ello apunta a un creciente conflicto dentro de la sociedad rusa»

 

Las encuestas de opinión muestran sistemáticamente que la mayoría de los encuestados apoyan las acciones de las fuerzas armadas rusas en Ucrania. La magnitud de ese apoyo ha cambiado poco durante los primeros cuatro meses de la guerra. Pero el conjunto de personas que expresan su apoyo a lo que Moscú llama la “operación especial” y al propio Putin no es en absoluto homogéneo. (Por regla general, los partidarios de Putin tienden a apoyar la campaña militar). En junio de 2022, el 47 por ciento de los rusos “apoyaba definitivamente” las acciones de los militares rusos, mientras que otro 28 por ciento decía que las apoyaba “mayormente”.

Los primeros pueden incluirse en la categoría de apoyo asegurado o incondicional. El juicio de estos encuestados es el más dogmático: están más dispuestos a presentar la guerra como lo que llaman un “golpe preventivo”, “una medida inevitable” o una forma de “defensa contra [la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)]”. Estas personas tienden a no cuestionar los informes o las narrativas que son el pan de cada día de la cobertura de la guerra por parte de los medios de comunicación estatales rusos. Expresan el máximo nivel de apoyo a Putin y un sentimiento de orgullo por lo que está ocurriendo en Ucrania. En las discusiones de los grupos focales, llaman a lo que está sucediendo en Ucrania “la operación especial”. Este término tiene sentido para ellos porque, como señalaron varios participantes “No es que estemos tomando nada [que no sea nuestro]”; “Estamos liberando [a Ucrania] de nazis y fascistas”; o “Así lo llamó Vladimir Vladimirovich [Putin], y confío en él”.

En el segundo grupo, es decir, los que “apoyan mayoritariamente” las acciones de Rusia en Ucrania, el nivel de apoyo es menos decidido. Hay más dudas sobre si lo que está ocurriendo es correcto o no y sobre la base de las acciones del Kremlin. En comparación con el grupo que ofrece un apoyo incondicional, las personas del segundo grupo eran dos veces más propensas a expresar sentimientos de ansiedad, miedo y horror por lo que está sucediendo. También es mucho menos probable que expresen orgullo. Para ellos, la “operación especial” está motivada sobre todo por el deseo de proteger a lo que los rusos describen como la población rusoparlante de Ucrania. El apoyo a las acciones del gobierno ruso es algo menor en este grupo. Las convicciones de este grupo suelen estar menos definidas, y se inclinan por seguir simplemente la opinión pública dominante y la línea oficial. Es probable que algunos de estos encuestados digan que apoyan a los soldados rusos por miedo a las consecuencias adversas para ellos mismos. Pero no hay que exagerar el número de estos individuos (véase la figura 1).

 

 

Las motivaciones de los encuestados para apoyar la “operación especial” son muy diversas. En los grupos de discusión hubo expresiones de agresividad patriotera (sobre todo por parte de hombres de entre 45 y 50 años) como: “Rusia ha estado luchando desde el momento en que se fundó. . . “. Hemos observado y esperado durante ¿cuántos años? Ocho. ¿Y por qué, para qué? . . . Es mejor atacar primero y afirmar tu independencia”. Otros participantes dijeron: “La guerra es la locomotora de la historia. Nunca hemos invadido a nadie; sólo hemos defendido nuestras fronteras. ¿Por qué no lo hicimos hace ocho años? No era el momento”. Algunos encuestados, especialmente las mujeres y los más jóvenes, se dedicaron a una forma de autoconvencimiento, alegando, por ejemplo: “No había elección”, o “No, no se puede estar a favor de la guerra. Nuestros soldados están siendo asesinados allí, y los soldados ucranianos también, y los civiles, y los niños. ¿Pero qué otra opción había? ¿Quién puede decir qué otra opción había? ¿Negociar con ellos? Era demasiado tarde”.

Otra forma de apoyo muy extendida fue la de las personas que se muestran en gran medida indiferentes a la situación, pero que apoyan las acciones del gobierno porque creen que éste sabe lo que hace. Los miembros de esta agrupación dijeron cosas como: “Los que están preocupados son los que tienen familiares y seres queridos [en Ucrania]. Para todos los demás, que no tienen a nadie allí, lo ven como algo normal”. “Prefiero mantenerme neutral, porque no soy político ni soldado y no sé lo que está pasando realmente”. “Soy un pensionista, no tenemos nada que decir en las cosas…. Espero que todo acabe pronto y haya paz”.

Para estas personas, la opción menos incómoda es unirse al punto de vista dominante, ya que eso no les obliga a pensar por sí mismos. Para estos encuestados no es cómodo mostrarse fuera del ámbito del pensamiento dominante en el país sobre la actualidad. Esa actitud, a su vez, fomenta la tendencia a bloquear la información negativa y las noticias difíciles. Para este grupo, todo lo que se informa sobre asesinatos, destrucción y saqueos debe ser una provocación de los ucranianos, noticias falsas o información exagerada. Estos encuestados están dispuestos a creer que Putin realmente no tenía otra opción que lanzar una “operación especial” para evitar un ataque contra la propia Rusia.

Este tipo de conformismo deja lugar a un cierto grado de duda, pero prevalece el deseo de la gente de permanecer en su zona de confort psicológico: Los rusos no pueden estar en el lado malo; sólo pueden estar en el lado correcto.

Otro aspecto de este tipo de conformismo pasivo es la sumisión predeterminada a las decisiones tomadas por los superiores. Este tipo de obediencia está dictado no sólo por la pasividad, sino también por el miedo a ser despedido o incluso reprimido. Puede que ésta no sea la única razón de la postura declarada por el encuestado; al fin y al cabo, suelen entrar en juego diversos factores, pero el miedo es a veces uno de ellos.

Entre los conformistas activos, había encuestados que estaban dispuestos a levantarse del sofá y participar ellos mismos en la guerra. Pero eran ciertamente la minoría, y a menudo, esa participación consistía en denunciar a quienes Putin llama traidores nacionales o “quinta columna”. Tales actitudes se han convertido en un fenómeno generalizado.

 

Una guerra defensiva

Hay dos creencias clave que permiten a los encuestados seguir convencidos de que los dirigentes y los militares rusos están actuando correctamente: en primer lugar, que la población rusoparlante de Ucrania estaba amenazada y, en segundo lugar, que la responsabilidad de lo que está ocurriendo recae por completo en los adversarios de Rusia. La mayoría de los que apoyan la “operación especial” explican su posición en términos de protección de la población de habla rusa de la región ucraniana de Donbás. Una amenaza mortal para “nuestro pueblo”, “compatriotas”, “hermanos”, “rusoparlantes” y “rusos” es razón suficiente, a los ojos de la mayoría, para justificar una intervención militar en un país vecino, a pesar de que la opinión predominante en la sociedad rusa, en circunstancias normales, sería no interferir. En tales circunstancias, la naturaleza extrema de la situación parece haber justificado o incluso exigido acciones que en la vida normal parecerían imposibles e inaceptables. Hace ocho años, la mayoría de los encuestados justificó de forma similar la anexión de Crimea por parte de Rusia y el apoyo a los combatientes separatistas en el Donbás.

La disposición de la opinión pública rusa para que se tomen medidas de este tipo en una situación extrema ya se observaba a finales de 2021 y principios de 2022, cuando los encuestados decían cada vez más: “No queremos la guerra, pero nos están arrastrando a ella”, o “Nos están provocando: tendremos que responder y ayudar al Donbás”.

Otra fuente clave de apoyo a los militares rusos es la convicción de la mayoría de los rusos de que Estados Unidos y la OTAN son responsables de la escalada del conflicto en el Donbás. Incluso a mediados de febrero de 2022, el 60 por ciento de los encuestados expresó esta creencia, una cifra que aumentó 10 puntos porcentuales desde noviembre de 2021.

Sólo un porcentaje muy pequeño de encuestados estaba dispuesto a culpar a la parte rusa. La mayoría de los encuestados de los grupos de discusión, especialmente entre la generación de más edad, no dudaban de que Occidente, con Estados Unidos a la cabeza, llevaba mucho tiempo intentando poner a Rusia de rodillas y rodearla de bases militares. Algunos dijeron: “No quiero que haya una guerra, pero no se puede evitar porque Estados Unidos se ha acercado a Rusia”. “El mundo ha olvidado que en los últimos años, Estados Unidos ha bombardeado más de veinte países: por alguna razón es Rusia la mala y la agresora”. “Estados Unidos hace lo que quiere sin importarle lo que piensen los demás; lanza bombas donde quiere”. Y, “Una pelea era inevitable. Planeaban enviar tropas ucranianas, con el apoyo masivo de los países de la OTAN, al territorio de la DNR y la LNR [Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk] y posiblemente, en el futuro, incluso al territorio ruso”.

 

La escala de la disidencia

Actualmente, cerca del 20% de los rusos dicen no estar de acuerdo con las acciones de Rusia en Ucrania, frente al 14% en marzo. Estos encuestados se refieren a lo que está ocurriendo como “guerra” y “agresión rusa”. Es más probable que sean jóvenes, residentes en Moscú u otras grandes ciudades y consumidores de noticias de Internet. Al mismo tiempo, las personas de esta categoría (similar a las dos primeras categorías analizadas) seguían siendo más propensas a apoyar la “operación especial”. La única categoría de personas en la que la mayoría se opuso a la “operación” fue la de quienes tienen una mentalidad opositora en general y, en concreto, no aprueban las acciones de Putin, el gobierno ruso o la Duma Estatal. Este mismo sector de la sociedad rusa votó contra las enmiendas constitucionales en 2020, apoyó a figuras de la oposición contrarias a Putin y asistió a las protestas contra el régimen a principios de 2021. También es más probable que hayan ido de vacaciones a Europa o que tengan una opinión más positiva de Occidente en general.

Al explicar su posición, estas personas dijeron en primer lugar que era inaceptable que la gente muriera. Los participantes en los grupos de discusión dijeron: “Muchos civiles inocentes están muriendo, y no creo que eso sea correcto”. “No puedo evitar conmoverme por el dolor de otras personas… Soy un ciudadano del país que está, como ellos dicen, llevando a cabo la operación especial, y soy un cómplice involuntario.” “Lo siento por los niños”. Y “Es imposible apoyar la guerra”.

Otra razón citada a menudo para oponerse a los acontecimientos en Ucrania fue el impacto socioeconómico negativo en Rusia. Los encuestados señalaron: “La gente está perdiendo sus puestos de trabajo… Se han introducido sanciones, [y] la economía se está hundiendo”. “Todo lo que habíamos soñado se vino abajo en un momento. Toda nuestra vida, todo por lo que habíamos luchado, todos nuestros planes… Los precios aumentan. No se pueden comprar dólares, ni los bienes a los que estamos acostumbrados”. Y “deberíamos centrarnos ahora en nuestros problemas internos: la economía, las reformas socioeconómicas. Hay más que suficiente para tratar en casa”. A otros les preocupaba que sus hijos y nietos pudieran ser enviados a Ucrania a luchar.

A pesar del alto nivel de apoyo tanto a la “operación especial” como al régimen ruso en general, es notable que ahora hay más disidentes en Rusia que en 2014. Hace ocho años, no más del 10 por ciento se manifestaba en contra de la anexión de Crimea (frente al 20 por ciento que no está de acuerdo con las acciones del Gobierno en Ucrania en 2022). En 2014, solo entre el 11 y el 12 por ciento de las personas dijeron estar insatisfechas con Putin. Además, en 2014 hubo manifestaciones progubernamentales masivas organizadas por el Gobierno en apoyo de sus acciones en Ucrania. A esas concentraciones asistieron en su momento álgido decenas de miles de personas, según estimaciones conservadoras. Pero hoy en día no se organiza nada parecido. Entonces, ¿qué ha cambiado?

 

«Aún no se ha levantado la prohibición nacional de celebrar actos multitudinarios introducida durante la pandemia. Esta restricción ha servido para negar el permiso a las concentraciones contra la guerra»

 

En los últimos meses se ha producido un importante descenso del apoyo público a la participación en cualquier tipo de protesta, seguramente como respuesta a una serie de medidas restrictivas impuestas por el gobierno ruso. En la actualidad, sólo entre el 9 y el 10 por ciento de los encuestados dicen estar dispuestos a asistir a una protesta, menos de la mitad del nivel de hace sólo seis meses. Participar en protestas no sancionadas se castiga ahora con fuertes multas y penas de prisión en caso de reincidencia. También se ha tipificado como delito la incitación a participar en protestas no sancionadas y el “descrédito de las Fuerzas Armadas rusas”. Además, aún no se ha levantado la prohibición nacional de celebrar actos multitudinarios introducida durante la pandemia de coronavirus. Esta restricción ha sido citada por los funcionarios para negar el permiso a las concentraciones contra la guerra.

Los participantes en los grupos de discusión dijeron: “Han tomado medidas drásticas contra todo. Ya no puede haber más protestas masivas”. “Las demostraciones no tienen sentido y la gente se ha dado cuenta”. “No tienen sentido, no van a conseguir nada. Todo el mundo quiere vivir bien, y nadie quiere salir a la calle; podría ir a la cárcel o perder su trabajo. La gente tiene miedo”. Y también, “Fui a una manifestación, ¿y qué pasó? ¿Cambió algo? Sí, ¡Me despidieron!”.

Pero incluso en estas circunstancias, a pesar de estas prohibiciones y amenazas de represalias, algunas protestas continúan. Según activistas de derechos humanos, 16.000 personas fueron detenidas en 200 ciudades rusas por participar en protestas contra la guerra entre el lanzamiento de la invasión el 24 de febrero y mediados de julio. Aunque estas cifras siguen siendo pequeñas en términos globales, son testimonio de que parte de un segmento minoritario de la sociedad rusa sigue estando dispuesto a arriesgar su bienestar para expresar su desacuerdo con el gobierno.

 

Comparando los efectos de Crimea y Donbás 

Los índices de aprobación de las instituciones estatales ya habían mejorado a finales del año pasado en medio de las crecientes tensiones en la frontera ruso-ucraniana. Pero cuando estallaron las hostilidades, el apoyo a las autoridades rusas se disparó inmediatamente. Ese repunte en marzo recordó al que se produjo tras la anexión de Crimea en 2014. En marzo de 2014, los índices de aprobación del gobierno subieron del 69% al 80%. En marzo de 2022, el aumento fue del 71% al 83%. Este impulso benefició a todas las instituciones gubernamentales, incluido el aumento del apoyo al partido gobernante Rusia Unida. Al igual que en 2014, también se produjo un repunte paralelo del optimismo sobre la situación de Rusia y el desarrollo futuro del país. A finales de abril, los sondeos de opinión mostraban que un mayor número de encuestados sentía “orgullo por su pueblo”. La conmoción provocada por el repunte inicial de la inflación empezaba a desaparecer a finales de la primavera, y la gente ya había empezado a adaptarse a la nueva situación.

 

«Cuando estallaron las hostilidades el apoyo a las autoridades rusas se disparó inmediatamente. Ese repunte recordó al que se produjo tras la anexión de Crimea en 2014, pero sin la misma euforia que rodeó los eventos de 2014»

 

Estos aumentos sistemáticos de apoyo en la opinión pública rusa demuestran que, en general, el apoyo al régimen y el apoyo a la “operación especial” son en gran medida la misma cosa. Casi el 90% de los partidarios de Putin aprueban la “operación especial”. Esa cifra es tres veces menor entre los rusos que son críticos con Putin.

También hay diferencias entre el estado de ánimo actual y el de 2014 (véase el gráfico 2). El aumento de las calificaciones de hoy no va acompañado de la euforia que rodeó la anexión de Crimea. En 2014, las emociones dominantes entre los rusos eran positivas: el orgullo por su país, la sensación de que se había revertido una injusticia histórica y la alegría por la destreza del ejército ruso. Solo el 3% de los encuestados en 2014 mencionó sentirse preocupado o temeroso. Hoy es claramente un momento de emociones encontradas. Incluso en marzo de 2022, cuando el sentimiento de “orgullo por Rusia” prevalecía entre los encuestados, especialmente entre el grupo que mostraba un apoyo incondicional a la “operación especial”, alrededor de un tercio de los rusos —incluidos muchos partidarios de la campaña rusa— experimentaban “ansiedad y miedo.” Sin embargo, esos sentimientos de miedo no afectaron al nivel de apoyo a los dirigentes del país.

 

 

El apoyo a las autoridades era tan diverso como el de la “operación especial”. En marzo de 2022, cerca del 45 por ciento de las personas “aprobaban definitivamente” la actuación de Putin como presidente: el doble que en enero. Casi otros tantos (38 por ciento) lo aprobaban “mayormente”, con numerosas reservas.

Por ejemplo, los encuestados del grupo de discusión dijeron: “En general, no estoy de acuerdo con todo. . . Mi pensión es pequeña . . . pero las políticas de Putin son correctas, porque en todas partes a nuestro alrededor hay conspiraciones contra Rusia” y “Ahora mismo tenemos que apoyarlo: ¡no puedes oponerte cuando hay una guerra!”

De sus palabras se desprende que las tensiones internacionales, la creciente presión sobre Rusia por parte de los países occidentales y la introducción de sanciones occidentales están animando a la mayoría de la población a unirse en torno a los dirigentes del país. Esto es precisamente lo que ocurrió en 2014-2015.

 

Fuentes de Información

La actitud de los ciudadanos ante lo que ocurre en Ucrania depende de las fuentes en las que confían para obtener noticias e información. Este factor tiene más peso que la región en la que vive el encuestado o incluso si tiene familiares en Ucrania.

En los grupos focales hubo muchos ejemplos de encuestados que veían los acontecimientos desde un punto de vista prorruso, a pesar de tener familiares o conocidos al otro lado de la frontera. Los encuestados describieron cómo “la madre de mi colega de trabajo está en Ucrania y envía a su hija algo casi todos los días sobre lo [malos que somos], que estamos bombardeando sus casas, etc.”, y “mi sobrina vive en Kiev; mi hermano hizo el servicio militar allí, se casó y se quedó allí . . . Estoy a favor del lanzamiento de esta operación”.

Las tensiones internacionales han tenido un impacto significativo en las tendencias a largo plazo de la confianza popular en la exactitud de la información de los diferentes tipos de medios de comunicación. En marzo de 2022, se produjo un fuerte aumento (10 puntos porcentuales más que las respuestas de finales de 2021) de la confianza de la gente en la televisión, que la mayoría de los rusos perciben como una fuente de “información oficial”. En los últimos años, la audiencia y la confianza en los informativos de la televisión habían disminuido de forma constante. También se produjo un descenso simultáneo (de 7 a 8 puntos porcentuales) en el nivel de confianza en las fuentes de noticias de Internet, que en los últimos años había crecido de forma constante. Una tendencia similar se produjo también en 2014, cuando la confianza en los medios de comunicación oficiales rusos creció con el conflicto como telón de fondo.

Las conversaciones con los participantes en los grupos de discusión arrojaron luz sobre las causas de estos cambios de opinión. Muchos encuestados señalaron las diferencias en la forma de cubrir el conflicto entre los medios de comunicación rusos y occidentales, así como entre la televisión rusa y los recursos de Internet. Los encuestados dijeron que Occidente había desatado una “guerra informativa e ideológica” contra Rusia. En estas circunstancias, “es vital escuchar la información oficial” y “hay que detener a todos los medios que trabajan para el enemigo”. Para un número importante de rusos, “la verdad se encuentra en los medios rusos”, mientras que las publicaciones en línea y los medios occidentales difunden noticias falsas.

 

«La información sobre lo que está ocurriendo en Ucrania se interpreta dentro de las cámaras de eco de las ideas que los encuestados tienen sobre Rusia y sobre los procesos que han tenido lugar en la antigua Unión Soviética»

 

Las siguientes opiniones fueron las respuestas típicas: “Nadie en todo el mundo nos escucha; todos piensan que somos el enemigo, que somos los malos. ¿Cómo podemos desacreditar a todos estos farsantes? Estamos haciendo lo correcto en conciencia. Mientras tanto, el otro bando está engañando a la gente y presentando una imagen completamente diferente”. O: “Conozco a alguien en Canadá; allí les están adoctrinando en que fue Rusia quien empezó esta guerra. E incluso ella misma ha empezado a creerlo. Mi opinión es que fue lo correcto [para Rusia]. Porque hay presión de Occidente; quieren destruirnos. Y el presidente está luchando contra eso, para evitar que Rusia sea arrasada”.

La información sobre lo que está ocurriendo en Ucrania se recibe e interpreta dentro de las cámaras de eco de las ideas que los encuestados tienen desde hace tiempo sobre Rusia y sobre los procesos más amplios que han tenido lugar en la antigua Unión Soviética, Europa y el mundo. Estas ideas se han ido formando a lo largo de muchos años y se basan en las inclinaciones políticas, las experiencias vitales y las fuentes de noticias e información de las personas. Las versiones oficiales rusas de las noticias de Ucrania coinciden con las percepciones existentes de muchos encuestados, lo que hace que sean fáciles de creer. Todo lo que contradice esas versiones es rechazado por muchos como mentiras, manifestaciones de rusofobia o propaganda enemiga.

Por lo tanto, desde el comienzo del conflicto, la mayoría de los rusos han mantenido más o menos sus convicciones de siempre: la mayoría de los que preferían obtener las noticias de la televisión rusa controlada por el Estado y que apoyaban al régimen a mediados de febrero apoyan hoy las acciones de las tropas rusas. Del mismo modo, la mayoría de las personas que ya eran opositoras (y había más personas de este tipo entre las que se informan por Internet) no apoyan hoy a las autoridades rusas.

 

La nueva norma

A medida que pasa el tiempo, la atención a los combates en Ucrania empieza a disminuir. En marzo, el 64% de los encuestados dijo que seguía de cerca los acontecimientos. En junio, esa cifra había descendido al 55%. En los últimos meses, la proporción de encuestados que mencionaron los acontecimientos en Ucrania como uno de los sucesos más memorables de las últimas semanas se ha reducido a la mitad, pasando del 75% en marzo al 38% en junio. A mediados de la primavera, el público ruso ya empezaba a recuperarse de la conmoción causada por el inicio del conflicto. Una situación extrema se había convertido en parte de la rutina diaria de la gente.

 

«El conflicto se está convirtiendo en una guerra lejana, y la gente está cada vez más convencida de que los combates continuarán durante otros seis meses o más»

 

Esta conclusión está respaldada por los resultados de los grupos de discusión. Los encuestados señalaron: “A principios de marzo, todo el mundo lo seguía activamente [el conflicto] . . . Te levantabas e inmediatamente mirabas tu smartphone. . . [Pero ahora] la gente intenta pensar menos en ello”. “La gente se ha acostumbrado a lo que ocurre y simplemente ha dejado de prestar atención”. “No tengo ningún ser querido allí, así que no me preocupa especialmente. Antes sí, pero ya no”. Y “La gente entraba en pánico antes, pero ahora todo el mundo se ha calmado”.

Cuanto más tiempo pasa, más se aleja la opinión pública rusa de lo que está ocurriendo. El conflicto se está convirtiendo en una guerra lejana, y la gente está cada vez más convencida de que los combates continuarán durante otros seis meses o incluso más (véase la figura 3).

 

 

En este momento, la atención se centra en cuestiones de adaptación económica y psicológica. Para un gran número de rusos medios, la vida cotidiana consiste en hacer frente a unas condiciones socioeconómicas nuevas y más difíciles: precios más altos, pérdida de ahorros y falta de confianza en lo que depara el mañana. La incapacidad de influir en los acontecimientos anima a la gente a volverse pasiva y a pensar menos en los asuntos internacionales y en el desarrollo político. Necesitan centrarse más en los asuntos cotidianos y en sus necesidades básicas de supervivencia, es decir, en el aquí y ahora. Los encuestados expresaron: “¿Qué puedo hacer al respecto? Puedo preocuparme, ¿y luego qué? Nada cambiará. Se solucionará de una forma u otra”. “Veo que la generación mayor se ha resignado a ello. Entienden que no pueden hacer nada al respecto ni influir en la situación de ninguna manera”. “Es obvio que estamos retrocediendo, pero como nos hemos quedado aquí, tenemos que aceptar la situación como es, si no tenemos la oportunidad de irnos”. “Es aterrador, pero lo que será, será. Nada de esto depende de mí, así que no le doy demasiadas vueltas”. Y “Si no podemos cambiar la situación, tenemos que cambiar nuestra actitud ante ella, y ver todo con optimismo y positividad. En cualquier caso, creo que todo se solucionará pronto, todo saldrá bien”.

 

Sanciones de doble filo

Al principio, la ampliación de las sanciones occidentales contra Rusia provocó una nueva oleada de ansiedad entre el público ruso. En marzo, el 46% de los encuestados dijo estar preocupado por las sanciones occidentales, lo que supone un aumento de 14 puntos porcentuales respecto a finales del año pasado. El 29% de los rusos dijo que las sanciones ya habían creado graves problemas a sus familias, un aumento del 19% en comparación con la última encuesta realizada dos años antes. Los residentes de las grandes ciudades, los jóvenes y los encuestados con menos recursos económicos fueron los más propensos a hablar del impacto de las sanciones en su familia, aunque sintieron los efectos de diferentes maneras. Las personas más pobres estaban más preocupadas por la inflación y el aumento del coste de la vida. Los jóvenes se mostraron más preocupados por el éxodo de las marcas extranjeras y el fin del acceso a los comercios online extranjeros.

Los moscovitas lamentaron la desaparición de las rutas aéreas al extranjero, así como la salida de muchas marcas. Cuanto más grande es la ciudad, más integrada está en la economía mundial, y más se sienten las sanciones. Curiosamente, el segmento más preocupado por las sanciones era el de los rusos críticos con su gobierno y que no apoyaban la “operación especial”. Eran casi el doble de propensos a expresar su preocupación por las sanciones en comparación con los partidarios del régimen ruso, y eran cuatro veces más propensos a decir que ya habían sentido el impacto de las sanciones.

 

«A finales de mayo, el impacto inicial de las sanciones había pasado. Muchos de los encuestados creen cada vez más que las sanciones ofrecen la oportunidad de impulsar el desarrollo de algunos sectores»

 

En general, el efecto directo de las sanciones occidentales para los rusos de a pie se ha dejado sentir en términos de una mayor inflación y de la desaparición de la noche a la mañana de ciertos productos de las estanterías de las tiendas. En particular, menos personas se quejaron del bloqueo de los pagos transnacionales, de la salida del mercado ruso de Visa y Mastercard, o de la cancelación de rutas aéreas (véanse las figuras 4 y 5). Es importante señalar que el número de rusos que viajan regularmente al extranjero siempre ha sido pequeño en términos globales: en 2018, solo uno de cada diez encuestados viajó al extranjero. Parece que sería justo decir que las sanciones están teniendo el mayor impacto en los rusos más integrados globalmente, pero este segmento de población no es lo suficientemente grande como para tener un efecto significativo en la opinión pública en general.

A finales de mayo, el impacto inicial de la introducción de las sanciones había pasado. Los grupos de discusión revelaron que muchos de los encuestados creen cada vez más que las sanciones “impulsarán el desarrollo de muchos sectores, tanto en la industria como en la agricultura”. Otros dijeron: “Sin sanciones, no lo intentábamos. Ahora que han introducido las sanciones, empezaremos a intentarlo enseguida” y “Las sanciones son una oportunidad para un nuevo desarrollo”.

Un sondeo realizado en Moscú reveló que algo más de la mitad de los encuestados compartía esta creencia, y sólo una cuarta parte creía que las sanciones harían más daño que bien.

 

 

El contexto de las elecciones presidenciales de 2024  

La “operación especial” ha desencadenado la polarización de las opiniones y las posiciones dentro de los distintos segmentos de la sociedad rusa. Esta polarización está haciendo que estas divisiones sean aún más radicales y, quizás, irreconciliables. Pero incluso entre los partidarios de las acciones del Kremlin en Ucrania, existe una división entre, en primer lugar, los que insisten en “ver hasta el final” (esencialmente, partidarios intransigentes de la “desucranianización”, o personas que apoyan la completa rusificación de Ucrania, incluida la negación de la condición de nación y Estado de Ucrania) y, en segundo lugar, los que apoyan las acciones de Putin, pero desearían que Rusia redujera sus pérdidas, declarara la victoria y aceptara las condiciones de paz para que todo volviera a ser como antes del 24 de febrero.

 

«Muy pocos encuestados estaban dispuestos a admitir que una derrota rusa era posible. Si se produjera este giro, cabe sospechar que el Kremlin seguiría intentando presentar sus acciones como una forma de victoria»

 

Muy pocos encuestados estaban dispuestos a admitir que una derrota rusa era incluso teóricamente posible. Si se produjera un giro de este tipo, cabe sospechar que el Kremlin seguiría intentando presentar sus acciones como una forma de victoria. A su vez, esa supuesta victoria sería probablemente percibida y aceptada como tal por la opinión pública, gracias en parte al nivel de conformismo dentro de la sociedad y a los efectos amplificadores del aparato de propaganda estatal.

 

Conclusión

A medida que la guerra en Ucrania entra en su séptimo mes, el conflicto se está convirtiendo en un telón de fondo rutinario de la vida cotidiana. Cada vez menos rusos prestan atención. La preocupación por el conflicto está disminuyendo. Mientras la frontera siga abierta para que los rusos más descontentos abandonen el país y no haya una orden de movilización masiva que obligue al ciudadano medio a enviar a sus hijos e hijas a luchar a la puerta de al lado, es probable que continúe la sensación de normalidad básica. Las prolongadas hostilidades empiezan a verse como una especie de segunda pandemia: una tormenta que simplemente hay que capear, tras lo cual todo volverá a ser como debe ser.

La pregunta sin respuesta es si el deterioro de las condiciones socioeconómicas de Rusia cambiará este panorama. Ya hay indicios de una reducción de los recursos estatales para apoyar las necesidades sociales de una población cada vez más empobrecida. Aunque las peculiaridades del mercado laboral ruso aún no han provocado un desempleo masivo, hay numerosos indicios de que un número cada vez mayor de trabajadores han sido despedidos por sus empleadores. Un número menor de empleados ha perdido por completo su empleo debido al éxodo de las empresas occidentales. Pero, ¿influirán estos factores en la actitud del público hacia Putin y la “operación especial” en Ucrania?

Sería lógico suponer que estos factores deben provocar un cambio en el estado de ánimo de la población, pero por ahora, en lo que respecta a la mayoría de los encuestados, sigue siendo Occidente el culpable de todo. Es posible que se produzcan rumores de descontento, pero con la oposición y la sociedad civil diezmadas, la población en general no ha mostrado ningún interés en la auto-organización efectiva. Por supuesto, los acontecimientos de cisne negro siempre pueden tomar a las autoridades por sorpresa. En el pasado reciente, las protestas han estallado en lugares inesperados por causas inesperadas, como las protestas en Khabarovsk en 2020. Aun así, dada la dura represión de la actividad cívica no autorizada, es poco probable que surja un movimiento masivo contra la guerra en Rusia.

También vale la pena recordar que los dirigentes rusos se están moviendo lentamente para preparar las elecciones presidenciales de 2024, que tendrán lugar en medio de un sistema cada vez más autoritario. Dichos preparativos pueden implicar juicios amañados y la búsqueda de los llamados traidores nacionales. Casi con toda seguridad, habrá una presión aún mayor sobre los disidentes, con una serie de herramientas autoritarias y leyes represivas. Es casi seguro que estas medidas enfurecerán a los ciudadanos de a pie y alienarán a parte de la élite. Sin embargo, estas tácticas sirven en gran medida para atemorizar a partes clave de la sociedad rusa, lo que, como enseña la experiencia, acabará llevándolas a unirse de nuevo al régimen.

Nota: Este documento se basa en investigaciones sociológicas y encuestas de opinión realizadas en toda Rusia por el Centro Levada de febrero a agosto de 2022, así como en los resultados de ocho grupos de discusión convocados por Levada que se celebraron de marzo a mayo de 2022 en Moscú y en tres centros regionales.

Artículo publicado originalmente en la web de Carnegie.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *