AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 57

FIDA ART

#Afkar57: La (r)evolución sexual

EDITORIAL
 | 

Hablar de sexualidad en el mundo arabomusulmán es chocar contra un muro de tabús que hacen difícil una aproximación con rigor. Implica abordar cuestiones que interpelan a lo más íntimo del ser humano –placer, amor, tradiciones, creencias, valores– pero también a aspectos sociopolíticos y culturales de gran calado, como la transformación de las estructuras familiares, la salud, la evolución del rol de la mujer en la sociedad, el papel de la religión en la vida pública y privada, las estructuras políticas del autoritarismo y los resortes ideológicos para sostenerlo, etc.

Sin embargo, la presencia del sexo en la cultura araboislámica no es algo sobrevenido al calor de la llamada modernidad. Al contrario, las sociedades islámicas han contemplado el sexo como parte natural de las relaciones humanas. Su relevancia se traduce en una centralidad del erotismo y del sexo en el arte, la cultura e incluso la religión. A pesar de ello, nos encontramos con un puritanismo que configura un imaginario dominado por un código restrictivo en cuanto al cuerpo y de opresión en aras de la moralidad.

La identificación de este fenómeno con el factor religioso es, no obstante, engañosa. Si bien la religión determina lo permitido y lo prohibido en cuanto a sexualidad se refiere, es necesario explorar otras variables que sin duda han determinado la evolución –y en algunos casos involución– respecto a las libertades sexuales en la región.

El colonialismo y el impacto de la influencia europea en las sociedades árabes han tenido efectos perversos en todos los sentidos. El choque de la impronta europea y de una modernidad impuesta conllevó una percepción negativa respecto a todo lo que tal modernidad suponía, en especial la “liberación sexual”. Acompañado del progresivo influjo del wahabismo, sobre todo a partir de los años setenta y del auge del maná petrolero,…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO