>   NÚMERO 14

España, Europa: Apoyos a África

CARTA A LOS LECTORES
 | 

La mayor parte de los países de África subsahariana vive un destino trágico del que merece salir. Y no podrá hacerlo sin apoyo occidental: verdadero apoyo. La información forma parte del respaldo europeo a ese área del continente: este número quiere ser una contribución más. No puede explicarse la situación de África en una nota ni en mil páginas. Muchos factores se mezclan, desde el animismo enraizado en diversas sociedades hasta el espíritu tribal. Junto a ello, hay líderes en la selva que practican ritos de antropofagia y hablan por teléfono móvil. Los países africanos viven así, perdónesenos el lugar común, en otra constelación. Los subsaharianos –muchas etnias son prodigiosamente inteligentes– creen que el Norte, es decir Europa y Occidente, tiene una deuda con África. Saben que disponen de un arma, el crecimiento de su población, y empiezan a utilizarla. Muchos africanos, de otro lado, rechazan el reloj. Menosprecian la precisión, la exactitud, aunque saben que lo que ellos quieren –aviones, automóviles– se basa en las matemáticas. A partir de estas percepciones hemos preparado un número en el que se habla, ante todo, de la economía africana. Aunque el sida, las armas, los regímenes políticos, condicionen poderosamente las grandes decisiones económicas.

“Un rápido crecimiento de las exportaciones –incluso de sus precios, en muchos casos–, una mejora de las condiciones financieras y la recuperación de la confianza por parte de los inversores deben empujar el crecimiento de los países en desarrollo durante los próximos años”. Esta optimista previsión del Banco Mundial –4,8% de incremento medio anual de la tasa del PIB en el periodo 2000-02– se encoge, sin embargo, si estudiamos África subsahariana. Aunque alguna de las condiciones desfavorables que se dieron en 1999 –catástrofes naturales con sequías e inundaciones, guerras civiles y caída de los precios de los productos de exportación–…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO