>   NÚMERO 52

La apuesta de Brasil por el comercio Sur-Sur

MARCEL FORTUNA BIATO
 | 

El comercio Sur-Sur ya es una realidad que empieza a redefinir los paradigmas del comercio internacional. El caso de Brasil es emblemático. Al inicio del siglo XXI, sólo el 37% de su comercio se hacía con países en desarrollo. En 2008 este porcentaje ascendía al 51%.

Los profundos cambios que atraviesa el mundo contemporáneo han quebrado los antiguos paradigmas y han tenido un impacto irreversible en todos los países y pueblos. Sin embargo, esos nuevos retos no afectan a todos por igual. El cambio climático amenaza especialmente a regiones sin recursos financieros ni tecnológicos para protegerse del aumento del nivel de los océanos o de la pérdida de sus cosechas. Ocurre lo mismo con la actual crisis financiera. Los países económicamente más débiles han experimentado las consecuencias más dramáticas: pérdidas de empleos y de renta, además de sufrir la oleada xenófoba y proteccionista de las naciones avanzadas. Así se explica la frustración ante una dinámica globalizadora cuyas principales víctimas son frecuentemente los más inocentes y vulnerables.

La libre circulación de ideas, bienes y tecnología permitió una mayor interconexión, en virtud de una creciente dependencia mutua en materia económica, ambiental y de seguridad. Eso debería favorecer que países e individuos buscaran una mayor cooperación para maximizar los beneficios de la interdependencia y mitigar las desventajas. Sin embargo, ésta no es la realidad. Las mismas fuerzas que se emanciparon por la globalización contribuyen a exacerbar las disparidades económicas y los contrastes dentro de los países y entre unos y otros. ¿Deberían los países menos avanzados rechazar una globalización injusta y buscar revertirla?

Este dilema se presenta de forma aguda en materia comercial. La distribución internacional del trabajo que prevalece desde los albores del sistema colonial del siglo XVII, condenó a esos países a una inserción siempre subalterna y marginal. La puerta del…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO