Autor: Matt Taibbi
Editorial: Capitán Swing
Fecha: 2015
Páginas: 448
Lugar: Madrid

La brecha

JORGE TAMAMES
 | 

Matt Taibbi es un periodista estadounidense irreverente que escribe artículos lacerantes para la revista Rolling Stone. “Eric Holder no tiene pelotas”, anuncia el título de una columna estándar, en la que carga contra el ex fiscal general estadounidense por no haber sentado ante el banquillo a ningún alto cargo de Wall Street durante su mandato (2009-2015). «Rupert Murdoch es escoria aberrante,» proclama el de la más reciente, dedicada a los trapos sucios del magnate de la prensa australiano. Hasta ahora, Taibbi ha dirigido su artillería contra Wall Street en general y Goldman Sachs en particular, comparando al famoso banco de inversión con un calamar-vampiro que succiona el dinero del planeta entero. Otra víctima clásica es Thomas Friedman, el periodista del New York Times cuyas elucubraciones chuscas critica con una crueldad hilarante.

En su nuevo libro, Taibbi amplía sus horizontes para centrarse en la justicia estadounidense. O, mejor dicho, en su ausencia. La tesis de La brecha es que la creciente desigualdad económica en Estados Unidos está generando un sistema de justicia tan laxo con los ricos y poderosos como inmisericorde con quienes no lo son. “Tenemos un profundo odio hacia los débiles y pobres, y un servilismo correspondiente hacia los ricos y los poderosos –escribe Taibbi– y estamos construyendo una burocracia que corresponde con esos sentimientos”.

Los seguidores de Taibbi reconocerán en La brecha a los sospechosos habituales. El autor no solo documenta la orgía criminal en que se volcó Wall Street antes, durante y después de la crisis de 2008 (destaca el capítulo que narra la compra sórdida de Lehman Brothers por parte de Barclays), sino la impunidad de que han gozado los gigantes financieros ante los tribunales estadounidenses. A día de hoy, ningún alto ejecutivo de Wall Street se ha enfrentado a una investigación criminal. Al mismo tiempo, Taibbi recoge los testimonios de quienes, sin pretenderlo, se dan de bruces con la mano dura de la ley. Comunidades negras y pobres avasalladas por la policía (un motivo de arresto frecuente es “obstruir el tráfico peatonal”, que con frecuencia equivale a estar de pie en la calle). Inmigrantes hostigados por leyes draconianas, constantemente angustiados ante la posibilidad de que la ley rompa sus familias. “La gente de clase baja hace cosas de clase baja”, explica a Taibbi un abogado absolutamente indiferente a la situación de sus clientes pobres.

La brecha cuenta con varios puntos fuertes. El primero es su prosa entretenida y un arsenal de anécdotas escandalosas. Se trata de una lectura tan amena como indignante. También destaca la habilidad con que Taibbi sintetiza temas extremadamente complejos, volviéndolos accesibles para el público general. Como Charles Ferguson y su excelente documental Inside Job, Taibbi es capaz de explicar operaciones complejísimas de Wall Street como el fraude burdo que son en realidad. También narra minuciosamente la evolución del sistema penal americano, que durante las últimas décadas ha convertido a EE UU en el país con más personas encarceladas del mundo (una cuarta parte de la población mundial de presidiarios).

En tercer lugar, La brecha entrelaza varios temas candentes en la agenda de la izquierda americana. Son, en este orden: la desigualdad económica generada por un capitalismo financiero desbocado, que políticos como Elizabeth Warren y Bernie Sanders, además del economista francés Thomas Piketty, han convertido en su caballo de batalla; el racismo en los cuerpos policiales americanos, que ha movilizado a colectivos como Black Lives Matter; y la reforma de las políticas migratorias del país, que en más de una ocasión ha desbordado la agenda de Barack Obama. A pesar de la importancia de estos problemas, no siempre resulta fácil incorporarlos bajo el paraguas de una plataforma en común. De cara a las elecciones presidenciales de 2016, La brecha ofrece un punto de partida sólido.