POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 172

La era anti-élites

MANUEL MUÑIZ
 | 

La victoria del leave en el referéndum británico es la más reciente manifestación de un movimiento anti-élites que se extiende por Occidente y se opone a sus valores e instituciones básicas. En el fondo de esta agitación iliberal está el malestar por un contrato social roto.

El 23 de junio, la ciudadanía británica votó a favor de abandonar la Unión Europea. Contra todo pronóstico –y sobre todo contra toda razón– uno de los pueblos más moderados y pragmáticos de Europa decidió ese día ignorar las abrumadoras pruebas de que esa decisión tendría consecuencias negativas para su país.

La práctica totalidad de las élites intelectuales, económicas y políticas de Reino Unido se oponían al Brexit. Varios premios Nobel escribieron cartas detallando el coste que supondría dejar la UE; hubo una declaración pública de 250 profesores universitarios en ese mismo sentido; y la mayoría de empresas británicas se manifestaron explícitamente en contra del Leave. Se le suma a todo ello una avalancha de informes redactados por expertos que indicaban el elevado coste económico que supondría abandonar el mercado único más grande del planeta. En términos políticos, la campaña del Remain contaba con el apoyo formal de los cuatro mayores partidos del país, el del gobierno nacional tory y el de una pléyade de líderes internacionales, incluido el presidente de Estados Unidos. No obstante, y como declaró hace poco el conservador Michael Gove, partidario de la salida de la UE: “Los ciudadanos de este país están hartos de expertos”. Tenía razón, desde luego. Y parece irrelevante el hecho de que el propio Gove, político educado en la Universidad de Oxford, encabezase hasta hace poco el ministerio de Educación británico, institución dedicada precisamente a formar expertos.

Los británicos no están solos en el rechazo a las élites. En los últimos meses han aparecido indicios…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO