POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 186

Melania y Donald Trump junto a Barack y Michelle Obama en la escalera del Capitolio tras la toma de posesión del primero como 45º presidente de Estados Unidos (Washington, 20 de enero de 2017). BILL CLARK/GETTY

Liberalismo en armas

JORGE TAMAMES
 | 

Para detener la ola extremista que se avecina urge entender el malestar que la impulsa, los mecanismos que emplea y las medidas para contenerla, que difícilmente serán cosméticas.

Los cañones de agosto, la obra maestra de Barbara Tuchman sobre el estallido de la Primera Guerra Mundial, comienza en 1910 con nueve reyes europeos y una inmensa delegación diplomática rindiendo honores póstumos a Eduardo VII de Inglaterra. “Juntos representaban a setenta naciones en la concentración más grande de realeza y rango que nunca se había reunido en un mismo lugar y que, en su clase, había de ser la última. La conocida campana del Big Ben dio las nueve cuando el cortejo abandonó el palacio, pero en el reloj de la Historia era el crepúsculo, y el sol del viejo mundo se estaba poniendo, con un moribundo esplendor que nunca se vería otra vez”.

Al funeral de John McCain, celebrado el 29 de agosto en la Catedral Nacional de Washington, acudió la flor y nata del establishment político estadounidense. Barack Obama, George W. Bush, los ex vicepresidentes Dick Cheney y Joe Biden, el matrimonio Clinton y un Henry Kissinger sempiterno, entre otros, despidieron allí al veterano senador republicano. “Nunca dudamos de que estábamos en el mismo equipo”, admitió Obama en su discurso de homenaje a quien fuera su rival presidencial en 2008. Y es que, en aquella ceremonia, una sola ausencia eclipsó a todos los presentes: la del verdadero rival de McCain, Donald Trump, que tras humillar al senador repetidamente se hizo con su partido y con la presidencia de Estados Unidos.

Un mundo que muere y un mundo que nace. Al paso del segundo y en defensa del primero salen hoy politólogos destacados de la Universidad de Harvard, con dos salvas que harán mella en la opinión pública. Se…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO