POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 3

Los orígenes del comportamiento soviético

X
 | 

La personalidad política de la potencia soviética, tal y como hoy la conocemos, es el producto de las circunstancias y de la ideología: una ideología heredada por los líderes soviéticos actuales del movimiento que constituyó su origen político y unas circunstancias del poder que ya llevan ejerciendo en Rusia casi tres décadas. Hay pocas tareas en el análisis psicológico más difíciles que el tratar de delimitar la interacción de estas dos fuerzas y el papel relativo que cada una de ellas juega en la conducta oficial soviética. No obstante, no debemos cejar en el intento si pretendemos entender esa conducta y hacerle frente de manera efectiva.

Es difícil resumir el conjunto de conceptos ideológicos con el que los líderes soviéticos llegaron al poder. La ideología marxista, en su proyección ruso-comunista, ha estado siempre sometida a un sutil proceso de evolución. Los materiales sobre los que se fundamenta son prolijos y complejos. Pero quizá podamos resumir de la siguiente manera los caracteres más destacados del pensamiento comunista de 1916:

a) El factor central en la vida del hombre, el factor que determina el carácter de la vida pública y la “fisonomía de la sociedad”, es el sistema mediante el cual se producen e intercambian bienes;

b) El sistema de producción capitalista es un sistema nefando, que conduce inevitablemente a la explotación de la clase trabajadora por la que es propietaria del capital y es incapaz de desarrollar adecuadamente los recursos económicos de la sociedad, o de distribuir justamente los bienes producidos por el trabajo humano;

c) El capitalismo contiene, en sí mismo, las semillas de su destrucción y debe, a la vista de la incapacidad de la clase capitalista para adaptarse a un cambio económico, desembocar finalmente y de manera ineludible en una transferencia revolucionaria de poder a favor de la…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO