POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 164

‘Califato del terror’ a las puertas de Europa

El poder yihadista en el norte de Siria e Irak es una amenaza real para Europa. La guerra civil siria desatada en 2011 está en el origen del Estado Islámico. Los europeos deben colaborar mejor con Turquía y respaldar de forma decidida a los revolucionarios sirios.
Jean-Pierre Filiu
 | 

Los historiadores de la próxima generación se enfrentarán sin duda a un desafío intelectual de calado: explicar cómo Europa ha dejado que se desarrolle a sus puertas un poder yihadista y se consolide territorialmente en el norte de Siria e Irak, para luego sembrar el terror en nuestro continente. ¿Cómo han podido los líderes europeos engañarse a sí mismos creyendo que la espantosa violencia de la crisis siria quedaría indefinidamente relegada a Oriente Próximo?

No es hora de que los historiadores debatan, sino de que la ciudadanía se movilice más que nunca frente a una amenaza de alcance inaudito. Los millones de franceses y francesas que se manifestaron el 11 de enero de 2015 han infligido una dura derrota a los terroristas responsables de los ataques del 7, 8 y 9 de enero en París, que causaron 20 muertos, incluidos los propios miembros del comando: Amedy Coulibaly y los hermanos Chérif y Said Kouachi. Cuatro días después de la marea humana que inundó las calles de Francia la policía belga desarticulaba otra importante operación yihadista en la localidad de Verviers. En la redada murieron dos terroristas armados.

Hemos presenciado, así pues, el primer compás de una campaña terrorista que nace en el continente europeo con voluntad de permanencia y que, cuando menos, se inspira en el mal llamado Estado Islámico (EI, también conocido con el acrónimo árabe Daesh). Este, en efecto, no es un Estado sino una máquina de terror, de un terror cuyas víctimas son en su mayoría los musulmanes que conviven con la monstruosidad yihadista. A fin de no repetir los mismos errores del pasado reciente, es necesario reconsiderar los motivos que explican la ceguera europea frente a la emergencia de una amenaza de gravedad inédita.

Para empezar, hemos de considerar los trágicos errores de la guerra global…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO