POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 163

Carta de Europa: El surgimiento de la ‘cuestión alemana’

HANS KUNDNANI
 | 

El debate actual entre periodistas, expertos y analistas sobre el poder de Alemania en Europa tiene su origen en la reunificación de 1990 y la recuperación de su papel central para la economía europea.

Desde el comienzo de la crisis del euro en 2010, la cuestión de la historia alemana ha vuelto a aparecer. Los periódicos griegos han comparado a menudo a Angela Merkel con Adolf Hitler. Cuando visitó Grecia en octubre de 2012, los manifestantes quemaron banderas que llevaban esvásticas nazis, vestían uniformes nazis y se necesitaron cerca de 7.000 policías para protegerla. Algunos griegos están otra vez pidiendo reparaciones de guerra que, según un informe público gubernamental de 2012, rondarían los 162.000 millones de euros. En 2012, el diario italiano Corriere della Sera declaró: “Italia no está más en Europa sino en el IV Reich”. En 2013 un columnista del diario El País también comparó a Merkel con Hitler.

Sin embargo, no son solo las manifestaciones ni los periodistas de la periferia los que han invocado al contexto de la Alemania anterior a 1945, sino también analistas y académicos del resto de Europa. En 1953, Thomas Mann hizo el llamamiento famoso por una “Alemania europea” antes que por una “Europa alemana” que emergiera de ella. Ha habido mucho debate sobre la “hegemonía” alemana, y personas tan influyentes como George Soros y Martin Wolf también han comentado el surgimiento de un tipo de “imperio” alemán dentro de Europa. Incluso Anthony Giddens ha escrito: “Alemania parece haber alcanzado por medios pacíficos lo que no pudo conseguir a través de la conquista militar: la dominación de Europa”.

Los alemanes tienden a sentirse ofendidos y desconcertados con estas referencias. Muchos ven la historia del país antes de 1945 como algo irrelevante con la crisis actual y algunos, incluso, plantean que estos intentos…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO