POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 185

Catar: un año de bloqueo

El cuarteto árabe no ha logrado modificar el liderazgo regional ni la política exterior de Catar, que se ha adaptado a la nueva situación tejiendo complicidades con actores claves en Oriente Próximo, principalmente Irán y Turquía.
IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO
 | 

El 5 de junio de 2017, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto y Bahréin decidieron imponer un bloqueo terrestre, marítimo y aéreo al emirato de Catar. En la larga lista de agravios que hicieron pública para justificar tan enérgica medida figuraban, en lugar destacado, las supuestas injerencias cataríes en los asuntos de sus vecinos, el respaldo a los Hermanos Musulmanes, la buena relación con Irán, el controvertido papel de Al Jazeera o la financiación de grupos yihadistas. Los cuatro vecinos árabes presentaban una enmienda a la política exterior catarí erigida, a partir de 1995, por el emir Hamad bin Khalifa al Thani y que, tras su abdicación en 2013, fue mantenida por su hijo Tamim bin Hamad al Thani.

La decisión de esos cuatro países formaba parte de la hoja de ruta trazada por los príncipes herederos de Arabia y EAU –Mohamed bin Salman y Mohamed bin Zayed, respectivamente– para rediseñar el golfo Pérsico y hacer frente a dos graves desafíos que amenazaban su posición. De una parte, la primavera árabe, que con sus vientos de cambio y reforma había alcanzado a Bahréin y Yemen; de otra, el aumento del peso regional de Irán, que había logrado establecer un arco chií, desde Teherán a Beirut pasando por Bagdad y Damasco.

Catar ha conseguido salir airoso tras 15 meses de bloqueo, aunque pagando un elevado precio por su arriesgada apuesta de emanciparse de la tutela saudí y plantear una política exterior independiente a pesar de su reducido tamaño. En este tiempo, ha evidenciado una notable capacidad de resistencia gracias a su riqueza gasística (segundo exportador mundial de gas natural), su política de alianzas (en particular con Estados Unidos) y sus marcados vínculos internacionales.

 

Un rumbo propio

El hecho de que su subsuelo albergue las terceras mayores reservas de gas…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO