AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 57

Contrarrestar las finanzas terroristas

COLIN P. CLARKE
 | 

Desde el 11-S se ha avanzado mucho en la lucha contra la financiación terrorista, con acciones tácticas destinadas a romper distintos nodos de sus redes financieras.

La cooperación internacional se ha centrado más en la captura y eliminación de los
que financian el terrorismo que en impulsar la aplicación de las medidas adoptadas.

El uso de las monedas virtuales, el terrorismo ‘low-cost’ o las redes ‘hawala’ son algunos de los nuevos retos que se plantean.

Tal vez sea mejor plantearse los esfuerzos internacionales para luchar contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo como un antes y un después del 11 de septiembre de 2001, puesto que ese suceso supuso un cambio significativo en la lucha antiterrorista en general. Tras los atentados del 11-S, la administración estadounidense trató de convencer a sus aliados y a otros socios de la comunidad internacional de la necesidad de emprender acciones tácticas destinadas a romper distintos nodos de la red financiera de los terroristas, así como de aplicar una serie de iniciativas estratégicas con el objetivo último de transformar el medio en el que estos militantes operaban (Council of Foreign Relations, 2002).

Los resultados han sido prometedores, aunque aún queda trabajo por hacer. Y sin embargo, incluso con los continuos avances experimentados en este campo, en el horizonte acechan amenazas nuevas y más repulsivas, como por ejemplo el posible uso por parte de los terroristas de monedas virtuales para financiar operaciones. Los esfuerzos continuados para contrarrestar la financiación del terrorismo son condición imprescindible de una estrategia amplia para afrontar el reto cada vez mayor del terrorismo internacional y la amenaza planteada por los yihadistas, así como por otros actores violentos no estatales. Este artículo detallará los avances logrados hasta la fecha contra tres de las organizaciones terroristas más perversas activas en la…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO