>   NÚMERO 76

#EcoExt76: ¿‘Brexit’ o ‘Bremain’, se queda Reino Unido?

ECONOMÍA EXTERIOR
 | 

Cuando el primer ministro británico, David Cameron, propuso en 2013 el referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea, suponía que los euroescépticos no lo ganarían. En el caso de Escocia también pensó que los independentistas no conseguirían su propósito secesionista hasta que las encuestas empezaron a lanzar alarmas. El riesgo de secesión podía materializarse. Los laboristas vinieron en ayuda del premier y entre todos se evitó la ruptura.

Cameron ha conseguido una serie de concesiones de sus socios comunitarios en febrero en asuntos tan sensibles como los derechos sociales de los trabajadores de la UE residentes en su país o las cotas de soberanía del Parlamento británico, sin que ello suponga una garantía de que las ventajas arrancadas a Bruselas prevalezcan sobre el temor creciente de los británicos ante los inmigrantes, o el riesgo de nuevos ataques terroristas. Influyentes partidarios conservadores argumentan que las mejoras obtenidas por Cameron se pueden multiplicar, si una vez dicho “no” a la UE, se reanuda la negociación. Boris Johnson, el explosivo alcalde de Londres y aspirante a primer ministro, afirma “que la historia de la UE demuestra que Bruselas es mucho más tolerante cuando un país dice un gran ‘no’”. Dinamarca e Irlanda votaron contra los tratados de Maastricht y Lisboa y obtuvieron mayores concesiones.

Los partidarios del Brexit entienden que es el momento de subir el nivel de exigencias ante una UE debilitada por el escándalo de los inmigrantes y con una economía que, a diferencia de la americana, apenas avanza. En la cumbre del 7 de marzo en Bruselas, Turquía mejoró sus condiciones bilaterales como contrapartida al escudo protector que ofrece para la frontera suroriental de la UE. El rechazo ultranacionalista de los Estados miembros del este de Europa para acoger a los refugiados reduce el espacio

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO