POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 181

Periodistas mexicanos en una concentración en protesta por el asesinato de Salvador Adame Pardo y otros reporteros (Morelia, 28 de junio de 2017). GETTY

En defensa de la libertad de expresión

THOMAS HUGHES
 | 

La expansión de los medios y las tecnologías digitales ha creado nuevos frentes de defensa de la libertad de expresión, hoy cada vez más codiciada como elemento de poder y de cambio.

En 1987, los ordenadores eran enormes y no se podían transportar, los pocos teléfonos móviles que existían tenían el tamaño de un ladrillo y los periódicos y la televisión eran las fuentes de información más comunes. Nelson Mandela, a quien muchos gobiernos consideraban un terrorista, estaba en la cárcel y el apartheid todavía era una política en Suráfrica. El muro de Berlín seguía en pie no solo como barrera física, sino como un símbolo de la división política y cultural; y aunque con la guerra fría se habían relajado las tensiones, las relaciones Este-Oeste seguían siendo gélidas, pese a que las revoluciones de terciopelo de Europa del Este creaban las bases necesarias para la caída de la Unión Soviética.

En los últimos 30 años se han producido cambios asombrosos en la cultura, la sociedad, la política y las comunicaciones. Hoy día, millones de personas tienen un ordenador portátil y llevan un móvil en sus bolsillos, con el cual pueden leer y compartir noticias al instante. Hay ocasiones en las que tal cantidad de información resulta abrumadora y somos nosotros mismos (y los algoritmos que las empresas tecnológicas utilizan) quienes la escaneamos, filtramos y clasificamos constantemente. En los últimos años, la “propaganda” ha sido sustituida por las “noticias falsas” y hemos visto las repercusiones en todo el panorama geopolítico que la agitación política ha provocado.

En 1987, se fundó Artículo 19, un movimiento en defensa de la libertad de expresión. Nadie esperaba que 30 años después, estos objetivos fundacionales hayan adquirido aún más importancia. La guerra fría acabó y, aunque el mundo ha cambiado enormemente, quedan muchos retos pendientes….

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO