POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 198

Monumento a la Paz con el Capitolio de EEUU al fondo (Washington DC, 22/03/2020). DREW ANGERER/GETTY

Estados Unidos ante algo más que unas elecciones

Trump y sus seguidores están destruyendo la tradición constitucionalista y democrática americana. Seguirán pesando sobre el país.
JAIME DE OJEDA
 | 

Hace algunos años nadie habría podido creer, siquiera desbarrando, que el presidente de los Estados Unidos de América tuviese la inaudita desfachatez de confesar en público la manera en que va a robar su reelección si su rival sale vencedor en los comicios. Y, sin embargo, esto es lo que Donald Trump ha estado haciendo prácticamente desde su misma elección en 2016, cuando alegó fraude para no reconocer que su rival de entonces, Hillary Clinton, había ganado la mayoría del voto popular. Ahora continúa la misma táctica haciendo cuanto puede por deslegitimar el voto y sembrar la mayor confusión en el sistema electoral en su afán por salir reelegido. Para comprender mejor lo que va a pasar después de las elecciones conviene repasar cómo Trump piensa hacerlo.

Para empezar, el presidente lleva meses proclamando que los demócratas solo pueden ganar las elecciones mediante fraude y corrupción. “Los demócratas están trucando esta elección porque es la única manera en que pueden ganar”. Condena en particular el voto por correo, sabiendo que la mayoría de los votantes demócratas y de las minorías negra, hispana y asiática votarán por correo, como sucede siempre en los grandes centros metropolitanos y más aún por temor a la pandemia. Aumenta la confusión y el descrédito del voto al incitar a los electores republicanos a votar dos veces, en persona y por correo, para asegurarse de que su voto no sea desvirtuado, a pesar de que la legislación federal y estatal lo condena como un delito.

No contento con la persistente deslegitimación del sistema electoral, Trump intenta –secundado por las legislaturas y gobiernos estatales controlados por republicanos– impedir por otros medios el voto de esas minorías que sospecha, con razón, que se van a inclinar por los demócratas. Primero recomendó que se pospusieran las elecciones hasta que…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO